09 de Diciembre de 2018

Mundo

Teme Obama que Jordania sea 'enclave del extremismo'

El mandatario estadunidense llamó a la comunidad internacional garantizar 'una Siria que funcione adecuadamente'.

El mandatario estadunidense fue recibido por el rey jordano Abdalá II. (Agencias)
El mandatario estadunidense fue recibido por el rey jordano Abdalá II. (Agencias)
Compartir en Facebook Teme Obama que Jordania sea 'enclave del extremismo'Compartir en Twiiter Teme Obama que Jordania sea 'enclave del extremismo'

Agencias
AMAN, Jordania.- El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, manifestó su preocupación por que Jordania se convierta en refugio de extremistas sirios cuando el presidente Bashar al Assad sea derrocado.

Al lado del rey Abdalá II de Jordania, Obama dijo que la comunidad internacional debe trabajar en conjunto para garantizar la existencia de una oposición creíble lista para entrar en escena en el conflicto armado que azota a Siria.

"Algo se ha roto en Siria y la reparación no será perfecta de inmediato, incluso después de que Assad se haya ido", dijo Obama. "Pero podemos comenzar el proceso de avanzar en una mejor dirección, y tener una oposición unida es crucial para ese propósito".

Dijo que seguramente Assad dejará el poder, aunque hay gran incertidumbre en cuanto a la fecha en que eso tendrá lugar, según informa la agencia AP.

"Me preocupa mucho que Siria se convierta en un enclave del extremismo", dijo Obama, quien agregó que el extremismo prospera en el caos y en los estados fallidos. El resto del mundo tiene gran interés en garantizar que surja una Siria que funcione adecuadamente, agregó.

"El resultado en Siria no será el ideal", reconoció. El fortalecimiento de una oposición creíble es crucial para minimizar las dificultades, agregó el mandatario.

Interesado en superar otra fuente de tensión en la región, horas antes el viernes el presidente propició una llamada telefónica entre los primeros ministros de Israel y Turquía que derivó en la restauración de las relaciones diplomáticas normales entre ambos países.

Obama llegó a Jordania procedente de Israel, donde el primer ministro Benjamin Netanyahu telefoneó a su colega turco, Recep Tayyip Erdogan, y le ofreció sus disculpas por la muerte de nueve activistas e Turquía durante una operación naval israelí contra una flotilla internacional que se dirigía a Gaza.

"Fue oportuno que tuviera lugar esta conversación", dijo Obama.

En conferencia de prensa con Abdalá, Obama dijo que su gobierno trabaja con el Congreso para facilitar este año a Jordania una asistencia adicional de 200 millones de dólares con el fin de que haga frente a la llegada multitudinaria de desplazados procedentes de Siria.

Abdalá dijo que los refugiados en el país son más de 460.000 y posiblemente la cifra se duplicará para finales de 2013, equivalente a que Estados Unidos tuviera 30 millones de refugiados, afirmó.

Obama también dijo que seguirá esforzándose con la esperanza de que israelíes y palestinos alcancen un acuerdo de paz.

"Ofrezco mis disculpas por el retraso", dijo Obama a Abdalá, tras llegar una hora más tarde de lo previsto

"La ventana de oportunidad aún existe, pero cada vez es más y más difícil", dijo el presidente. "La desconfianza aumenta en lugar de disminuir".

El rey y la corte militar de Jordania dieron a Obama una bienvenida con gaitas y una unidad de guardias con espadas, antes de que ambos gobernantes procedieran a conversaciones centradas en la guerra civil en Siria.

Obama también busca impulsar los esfuerzos de Jordania para emprender una reforma al gobierno del país a fin de que evite una revolución al estilo de la llamada Primavera Arabe, la cual devino en la caída de los gobernantes en Egipto, Túnez y Libia tras muchos años de estar en el poder.

Obama llegó el viernes en la noche a Jordania, la última escala de una gira de cuatro días por el Medio Oriente que incluyó su primera visita como presidente a Israel.

Tras el aterrizaje del avión presidencial en el aeropuerto internacional reina Alia en la capital, Amán, Obama fue recibido en una alfombra roja instalada en la pista de la instalación por funcionarios estadounidenses y jordanos. Después el mandatario fue trasladado en un recorrido de media hora al palacio de al-Hummar.

En un patio en el lugar, Obama y Abdalá pasaron revista a una guardia, que incluyó algunos soldados sentados en camellos, y después pasaron al interior para la reunión entre ambos gobernantes. Banderas estadounidenses y jordanas de gran tamaño ondeaban en el recinto.

"Ofrezco mis disculpas por el retraso", dijo Obama a Abdalá apenas había llegado procedente de Israel con demora de casi una hora. "Tuvimos una tormenta de arena".

Tras la conferencia de prensa conjunta al término de la reunión, Obama y Abdalá se dirigieron a cenar. El mandatario estadounidense tiene intención de efectuar el sábado un recorrido turístico de varias horas para conocer la mítica ciudad antigua de Petra antes de regresar a la Casa Blanca.

Derecho judío

Previo a su llegada a Jordania, Obama concluyó una visita de tres días a Israel, otro importante aliado de Estados Unidos en la región, en la que rindió homenaje a los héroes del país y las víctimas del holocausto. Obama reafirmó solemnemente el derecho a existir del Estado judío.

Acompañado del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el presidente Shimon Peres, Obama colocó coronas de flores en las tumbas de Theodor Herzl, fundador del sionismo moderno, quien falleció en 1904 antes de ver realizado su sueño de una patria judía, y del ex primer ministro israelí Yitzhak Rabin, asesinado en 1995.

Obama también visitó el monumento Yad Vashem a las víctimas del Holocausto y afirmó que ese lugar ilustra la depravación en la que puede hundirse el hombre, pero también sirve para recordar a los "justos entre las naciones que se rehusaron a ser (simples) espectadores".

La visita del viernes a la tumba de Herzl, así como la efectuada el jueves para conocer los Rollos del Mar Muerto, textos hebreos antiguos, fueron escalas de Obama cargadas de simbolismo que suponen un reconocimiento al argumento de que la existencia de Israel se basa en los vínculos históricos del país con la región y con la visión previa al Holocausto.

Obama recibió críticas en Israel por el discurso que pronunció en 2009 en El Cairo en el que sólo puso de ejemplo del Holocausto como la razón que justificaba la existencia del Estado judío.

"Aquí en su antiquísima tierra, hay que decirlo para que lo escuche todo el mundo", dijo Obama el viernes en Yad Vashem, en una clara respuesta a esas críticas. "El Estado de Israel no existe debido al Holocausto, pero con la supervivencia de un Estado judío fuerte en Israel, jamás ocurrirá otro holocausto".

Antes de que viajara a Jordania, Obama se reunió con Netanyahu dos horas durante un almuerzo. Un funcionario israelí dijo que ambos gobernantes examinaron los desafíos a la seguridad de Israel y que, en relación al proceso de paz con los palestinos la seguridad fue un tema en el que puso énfasis el primer ministro. El funcionario solicitó el anonimato para hacer declaraciones a la prensa de acuerdo al protocolo diplomático.

Ambos volvieron a reunirse en un remolque próximo a una tienda de campaña en la pista del aeropuerto Ben Gurión en Tel Aviv, antes de la partida de Obama. Entre ambas reuniones, Obama visitó la iglesia de la Natividad en Belén, en Cisjordania.

Obama tenía previsto viajar en helicóptero a Belén pero cambió de planes debido a la intensidad de los vientos, una situación climática fuera de lo normal.

El recorrido por tierra le permitió observar la barrera que separa a Israel de Cisjordania, que se extiende por el sur de Jerusalén y es objeto de protestas semanales de los palestinos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios