12 de Diciembre de 2018

Mundo

Trazan el perfil del futuro Papa

Deberá ser reformador, abierto al mundo y de profunda predicación, además, no debe ser demasiado anciano.

La edad y la fuerza física esta vez deben ser importantes. (Agencias)
La edad y la fuerza física esta vez deben ser importantes. (Agencias)
Compartir en Facebook Trazan el perfil del futuro PapaCompartir en Twiiter Trazan el perfil del futuro Papa

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- Tras la renuncia de Benedicto XVI al papado, se ha desatado el futurismo en busca del perfil ideal de quien deba ser el sucesor, como señala el vaticanista Andrea Tornielli en un articulo publicado en el sitio web vaticaninsider.lastampa.it.

"Que se necesita un Papa no demasiado anciano y con buen vigor físico, nos lo indicó Benedicto XVI en su discurso de renuncia. Que no sea demasiado joven lo repiten muchos de mis confratelos, para evitar un Pontificado de treinta años. Que se necesita un Pontífice capaz de reformar la Curia lo piensan muchos. Que los fieles esperan a un Papa pastor capaz de proponer el mensaje positivo, lo sabemos muy bien todos...".

El cardenal que se prepara para entrar en Cónclave atormenta con las manos una antigua estilográfica de plata. Sabe bien que no es “papable”. También él, como ya han hecho otros purpurados electores en diálogos privados o entrevistas públicas, resume en pocos trazos el perfil del sucesor ideal de Benedicto XVI.

La edad y la fuerza física, esta vez, están destinadas a ser importantes. Como lo fueron en el segundo Cónclave de 1978, que se desarrolló después de la muerte repentina e inesperada del Papa Luciani: los electores eligieron como sucesor a un cardenal de 58 años.

Otro aspecto del perfil es el de ser un hombre espiritual y un verdadero pastor

Benedicto XVI, al renunciar, dijo: "en el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu".

Aunque la posibilidad de la renuncia, después del precedente de Ratzinger, podría abrir la puerta incluso a un sucesor muy joven, muchos cardenales parecen juzgar más probable "una edad alrededor de los 65-70 años".

Sesenta y cinco años es la edad a la que fue elegido Pablo VI, el Papa que había trabajado décadas en la Secretaría de Estado y la conocía tan bien como la palma de su mano.

Una cierta práctica de los mecanismos curiales se exige del candidato ideal, porque ya muchos purpurados han indicado como una de las prioridades del próximo Pontificado la reforma de la Curia romana, una redimensión de la Secretaría de Estado y una mayor colegialidad.

Entonces, el próximo Papa tendría que tener, según estas indicaciones, las cualidades de un reformador y la determinación demostradas por Pío X al empezar el siglo XX.

Si el elegido no tuviera evidentes dotes de gobierno, inmediatamente tendría que ser apoyado por un Secretario de Estado capaz de ayudarlo adecuadamente: también por este motivo muchos consideran indispensable que el nuevo elegido no confirme a los actuales colaboradores curiales hasta el plazo del lustro del nombramiento, pero que pida a todos la disponibilidad para ser sustituidos a lo largo de los primeros meses para poder formar un nuevo equipo.

Otro aspecto que se tendrá en consideración en el perfil es el de ser un hombre espiritual y un verdadero pastor.

Un Papa que sea capaz de hablar al mundo, anunciando positiva y propositivamente el mensaje evangélico, y que intente superar límites y obstáculos para alcanzar también a los que están lejos de la fe, como había hecho con su sonrisa Juan XXIII, el “Papa bueno”.

Tendrá que parecer más un pastor que un jefe de Estado, y es por eso que, no obstante las razones de seguridad, ya muchos cardenales verían de buen grado una redimensión de los guardaespaldas que rodean al Papa, así como una mayor sobriedad en los ritos que celebra.

Luego, el perfil ideal prevé que también tenga trazos carismáticos, capaz de expresar el rostro de una Iglesia comunicativa, como supo hacer Juan Pablo II. Y que sea capaz de hacer oír la voz del Papado a nivel internacional, sobre los grandes temas de la paz, del choque y del encuentro entre civilizaciones, en la relación con otras religiones, como hizo el mismo Wojtyla.

Lo que más faltará a la Iglesia, a partir de las 20:00 de este jueves, cuando Benedicto XVI, libre del peso del Pontificado (será un obispo vestido de blanco y “Papa emérito”), serán sus catequesis y sus homilías, así como sus diálogos y sus improvisaciones.

Es difícil imaginar quién pueda aspirar a retomar la herencia de un magisterio tan profundo y esencial, cuya riqueza seguirá a disposición de su sucesor, sea quien sea. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios