19 de Octubre de 2018

Mundo

La tribu acechada por el hambre

Las incursiones y asaltos realizados durante años por madereros y mineros han afectado considerablemente a la comunidad de los asháninkas.

Ester Meléndez alimenta con una papilla de plátano a su hija de nueve meses, Dina, en Pichiquia, una comunidad indígena Asháninka en la región de Junín en Perú. (Agencias)
Ester Meléndez alimenta con una papilla de plátano a su hija de nueve meses, Dina, en Pichiquia, una comunidad indígena Asháninka en la región de Junín en Perú. (Agencias)
Compartir en Facebook La tribu acechada por el hambreCompartir en Twiiter La tribu acechada por el hambre

Agencias
POTSOTENI, Perú.- El hambre acecha a la tribu de los asháninkas de la selva amazónica.

Las incursiones y asaltos realizados durante años por madereros, mineros, colonos e integrantes de Sendero Luminoso han reducido la extensión de sus tierras. También dejó a muchos de sus 97 mil miembros desnutridos.

El problema de la desnutrición ha afectado principalmente a los niños. Según cifras de la Central Asháninka del río Ene, la organización indígena más importante de esa zona, el 80 por ciento de los niños menores de cinco años padece de desnutrición.

De acuerdo con The Associated Press, el estado peruano también ha tratado de ayudar y desde 2013 ofrece un programa alimentario para tres mil 200 estudiantes de las 54 comunidades nativas que habitan a lo largo del río Ene.


Mujeres se reunen para tomar masato, una bebida fermentada del tubérculo de la yuca.

Desde entonces, los escolares probaron por primera vez la leche de vaca y la quinua. Y ahora también comenzaron a comer anchoveta, un nutritivo pez que abunda en el Pacífico pero que cada año se quema por toneladas y su harina se exporta a China como alimento de animales.

Néstor Alvarado, estudiante de quinto de secundaria, dijo que las "tres comidas al día" se acabaron la última semana de noviembre cuando culminaron las clases de 2015.

Desde marzo, Alvarado vivió en un albergue junto a 30 alumnos que se alimentan con el dinero que aportan dos municipios locales y la organización Asháninka. Volverá a su cabaña para comer la misma dieta que consumen los niños que no van al colegio, usualmente menores de seis años y adultos que, según él, consistirá de yuca y masato, una bebida fermentada de un tubérculo.


Estudiantes con cuencos hacen fila para recibir una ración de gachas de plátano proporcionadas por un programa de alimentos del gobierno.

Alvarado también atrapará gusanos, insectos, pájaros y peces para complementar su dieta. "Cada vez hay menos en el monte", dice.

La mala alimentación se refleja en los resultados educativos. En 2014, sólo el 5% de estudiantes de las riberas del Ene aprobaron un examen realizado por la organización indígena y el gobierno.

El único puesto de salud de Potsoteni no tiene luz ni agua potable y funciona sin información sistematizada sobre las enfermedades más frecuentes, según la Defensoría del Pueblo.

El río Ene, que se extiende por 180 kilómetros en la Amazonía, es fuente de vida para los indígenas pero cada día los líderes locales lo perciben más contaminado porque ahora se ha convertido en un lugar donde se arroja la basura, a veces se defeca, o en el destino final de insumos químicos líquidos como kerosene y ácido sulfúrico que usan los narcotraficantes que procesan cocaína en medio del bosque.

"Del río se saca los peces y varias comunidades toman su agua, por eso es muy importante para nosotros", dice Caleb Cabello, un maestro de secundaria de Potsoteni.

Las malas condiciones de vida se repiten para los más de 97 mil asháninkas que viven en la selva peruana. La desnutrición se ahondó en la década de 1980-2000 durante el enfrentamiento entre las Fuerzas Armadas y el grupo maoísta Sendero Luminoso.


Lucía Morales mira a cámara junto a su madre y su hijo, durante una reunión sobre un programa alimentario del gobierno para las escuelas públicas en Pichiquia.

Más de 10 mil asháninkas fueron desplazados, seis mil murieron y cinco mil fueron esclavizados por senderistas, según una Comisión de la Verdad que escribió un informe sobre el conflicto armado.

En la actualidad, transportar leche, quinua y anchoveta a las comunidades del río Ene demora 15 días en bote. Lograr que los escolares acepten los nuevos alimentos es un reto mayor.

"Estamos enseñando a las madres el valor nutritivo de los alimentos", dijo Luis Contreras del programa alimentario "Qali Warma", vocablo quechua que significa "niño vigoroso".

Cabello, el maestro en Potsoteni, despidió a los estudiantes el último viernes de noviembre. Partieron en bote por el río Ene hacia sus aldeas alejadas.

"Ahora empieza su odisea en estos meses de vacaciones. Van a su casa medio gorditos, y van a regresar muy flacos", dijo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios