19 de Septiembre de 2018

Mundo

"Vamos a encontrarlos", dice Obama en Boston

El Presidente asistió al servicio en honor a las víctimas de la explosiones y reiteró que fue un "acto de terror".

Barack Obama y la primera dama Michelle Obama durante el evento. (Agencia)
Barack Obama y la primera dama Michelle Obama durante el evento. (Agencia)
Compartir en Facebook "Vamos a encontrarlos", dice Obama en BostonCompartir en Twiiter "Vamos a encontrarlos", dice Obama en Boston

Agencias
BOSTON, Massachusetts.- Barack Obama declaró el jueves que "hay un pedazo de Boston en mí" mientras rendía un homenaje a una ciudad sacudida por lo que calificó como "acto de terror". "Cada uno de nosotros los apoya", añadió.

El presidente procuraba tranquilizar el jueves a la nación y atender a las víctimas de las dos bombas en el maratón de Boston durante un servicio interreligioso en memoria de los tres muertos y 170 heridos por dos bombas que estallaron el lunes cerca de la línea de llegada de la famosa carrera.

Obama advirtió que Estados Unidos va a "encontrar" y "llevar ante la justicia" a los autores del atentado del lunes en el maratón de la ciudad que dejó tres muertos y más de 180 heridos.

Obama llegó a media mañana a la ciudad de Massachusetts (noreste de Estados Unidos) para encabezar un servicio ecuménico en la catedral de la Santa Cruz de Boston, repleta con unas 2 mil personas.

"Sí, vamos a encontrarlos. Y sí, van a enfrentar a la justicia", afirmó un enérgico Obama ante el aplauso de los presentes, entre ellos el ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, su rival en las presidenciales de noviembre pasado.

"Podemos ser momentáneamente desestabilizados, pero nos levantaremos. Seguiremos hacia adelante. Terminaremos la carrera", agregó, despertando otra ovación.

El presidente recordó que Boston es conocida por haber abierto "su corazón al mundo", recibiendo sucesivas oleadas de migrantes así como estudiantes de diferentes rincones del planeta en sus prestigiosas universidades, entre ellos él mismo.

"Cada uno de nosotros ha sido alcanzado por el ataque a esta querida ciudad", señaló el mandatario, quien definió a Boston como una de los lugares "más icónicos" de Estados Unidos.

"Si buscaban intimidarnos, aterrorizarnos, debe quedar claro ahora que eligieron la ciudad equivocada para hacerlo. No aquí en Boston, no aquí en Boston", lanzó al resaltar el coraje de los habitantes de la principal urbe de Nueva Inglaterra en desafío a quienes perpetraron el doble atentado.

Antes de Obama, otro de los oradores del servicio interreligioso, el arzobispo de Boston, el cardenal Sean Patrick O'Malley, llamó a no "dejarse superar por la maldad, sino a combatir la maldad con bondad".

De su lado, el actual gobernador de Massachusetts, el demócrata Deval Patrick, destacó el esfuerzo de bomberos, policías, socorristas y voluntarios tras las dos explosiones, así como el aporte de aquellos que donaron sangre y brindaron ayuda financiera.

"Estamos organizados en torno a un puñado de ideas cívicas y debemos defenderlas", sostuvo, recibiendo también una ovación.

Tres días después de las dos explosiones cerca de la línea de llegada del maratón de Boston no hay ningún detenido ni reivindicación por el atentado.

El FBI (Oficina Federal de Investigaciones) espera que el estudio detallado de fotografías e imágenes de cámaras en el lugar del doble atentado permita empezar a resolver el caso.

Basándose en esos elementos, los investigadores buscan identificar a dos posibles sospechosos que aparecen en la zona poco antes de las explosiones.

Los investigadores tienen la imagen de un sospechoso potencial, aunque gran parte de lo que ocurrió permanecía envuelto en misterio, lo que mantenía en vilo a la población.

La preocupación nacional se agravó con la detección de cartas enviadas a funcionarios de Washington con sustancias sospechosas, dos de ellas dirigidas a Obama y al senador republicano Roger Wicker que revelaron rastros de ricino venenoso en las pruebas iniciales. Las cartas evocaron los ataques con ántrax que sucedieron a los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001.

Obama y la primera dama Michelle llegaron a Boston el jueves por la mañana, donde se había congregado una multitud en la catedral de la Santa Cruz. Los Obama se sentaron al lado del gobernador de Massachusetts Deval Patrick.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios