21 de Octubre de 2018

Mundo

Su Santidad pide abrir 'el corazón y las puertas' a refugiados

Jorge Mario Bergoglio recordó a 'los hermanos están viviendo una real y dramática situación de exilio'.

El Papa Francisco envió un saludo a los cristianos de Oriente Medio en lengua árabe. (AP)
El Papa Francisco envió un saludo a los cristianos de Oriente Medio en lengua árabe. (AP)
Compartir en Facebook Su Santidad pide abrir 'el corazón y las puertas' a refugiadosCompartir en Twiiter Su Santidad pide abrir 'el corazón y las puertas' a refugiados

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco, en la audiencia general de los miércoles y ante más de 25 mil personas en la plaza San Pedro, invitó este miércoles nuevamente a ponerse de parte de los inmigrantes, que no tienen más nada y buscan un nuevo hogar.

"Me gusta tanto, dijo el Pontífice, cuando veo a las naciones, a los gobernantes, que abren el corazón y las puertas" a estos inmigrantes y refugiados.

Francisco seguramente pensaba en la ruta de los Balcanes que de hecho está cerrada a los refugiados y en una Europa que rechaza a los solicitantes de asilo. Al menos 14 mil personas están concentradas en Idomeneos (Grecia), en la frontera con Macedonia, en condiciones absolutamente precarias, mientras Europa intenta implementar un "mecanismo de traslado" de los refugiados a sus propios Estados.

Y mientras tanto, la premier alemana, Angela Merkel, no cambia su propia política respecto a los refugiados pese a que en las elecciones del domingo tres landers manifestaron tendencias populistas y euroescépticas, informa Ansa Latina. 

El Papa, poco antes había recordado "cuántos hermanos están viviendo una real y dramática situación de exilio, lejos de su patria, con los ojos aún sobre los escombros de sus casas, el miedo y con frecuencia el dolor por la pérdida de personas queridas".

"En estos casos, sostuvo, uno puede preguntarse donde está Dios, y cómo es posible que tanto sufrimiento pueda abatirse, y que también cuántos intentan entrar por otra parte, le cierran las puertas y están ahí en la frontera porque tantas puertas y tantos corazones están cerrados".

Amor infinito

Jorge Bergoglio recordó a "los migrantes de hoy que, subrayó, sufren, que sufren (repitió) al aire libre, sin alimentos, y no pueden entrar, no sienten la hospitalidad y cuántos hermanos están viviendo una real y dramática situación de exilio".

También en los saludos a los peregrinos de lengua árabe, "especialmente a los procedentes de Medio oriente", Francisco evocó las "experiencias de exilio, de expatriación, de dolor".

Reflexionó sobre las palabras que el profeta Jeremías dirigió a los israelitas que habían sido deportados al extranjero para "preanunciarles el regreso a su patria, lo que representa un signo del amor infinito de Dios, que jamás abandona a sus hijos, sino que cuida de ellos y los salva".

Bergoglio afirmó que el exilio fue una "experiencia devastadora para Israel, puesto que la fe de su pueblo había vacilado dado que en tierra extranjera, sin el templo, sin el culto, y después de haber visto su país destruido, era difícil seguir creyendo en la bondad del Señor".

El Papa, tras evocar a los israelitas y el exilio, dijo que le venía a la mente la cercana Albania y cómo luego de tantas persecuciones y destrucción, logró levantarse en la dignidad y en la fe".

El Pontífice puso de manifiesto que "también nosotros podemos vivir a veces una especie de exilio, cuanto la soledad, el sufrimiento y la muerte nos inducen a pensar que Dios nos ha abandonado".

Temor y dolor

El Papa dirigió su pensamiento a tantos hermanos nuestros que viven hoy "una situación de exilio real y dramática, lejos de su patria, con el recuerdo de sus casas destruidas y con el temor y el dolor por la pérdida de sus seres queridos. 

En estos casos, dijo el Papa, es lícito preguntarse ¿dónde está Dios? O ¿cómo es posible que hombres, mujeres y niños inocentes padezcan tanto sufrimiento?". 

Pese a todo, subrayó, "tal como sucede en el relato bíblico, el profeta Jeremías nos da una primera respuesta. El pueblo exiliado podrá regresar a su tierra y experimentar la Misericordia del Señor, puesto que en este gran anuncio de consolación, Dios no está ausente, al contrario, está cerca y realiza grandes obras de salvación en quienes tienen confianza en él". 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios