25 de Septiembre de 2018

Mundo

Víctimas podrían escoger el castigo para sus agresores

El Parlamento británico estudia sanciones para conductas 'antisociales' en las calles.

Vista de la sede del Parlamento británico en Londres. (EFE/Archivo)
Vista de la sede del Parlamento británico en Londres. (EFE/Archivo)
Compartir en Facebook Víctimas podrían escoger el castigo para sus agresoresCompartir en Twiiter Víctimas podrían escoger el castigo para sus agresores

EFE
LONDRES, Inglaterra.- Una comisión del Parlamento británico estudia una ley que contempla que los ciudadanos que sufran una agresión "antisocial" en la calle puedan escoger el castigo para su atacante, con consentimiento de la policía, informó este viernes la cadena BBC.
   
La "Ley de Comportamiento Antisocial", cuyo borrador presentó el Gobierno en el Parlamento en diciembre, se somete esta semana a su lectura final por parte los diputados de una Comisión de Interior de la Cámara de los Comunes, que añadirán detalles de última hora al documento.
  
La norma pretende proteger a los ciudadanos que sufran "serio maltrato o abuso, sea éste físico o no" y establece protocolos de actuación para las autoridades locales y la policía, además de otros organismos, como el personal de transporte público.
   
Todos ellos podrán requerir a la policía una orden de arresto contra quienes, a través de un comportamiento "antisocial", provoquen situaciones de "violencia o amenaza de violencia a terceras personas".
   
Como "comportamiento antisocial", el borrador de la ley identifica, además de la violencia física, ofensas a la religión, insultos y humillaciones.
 
Los agredidos podrán escoger qué castigo se impone a los agresores dentro de una lista elaborada por la policía para infracciones menores, por las que no será necesario pasar por el juzgado.
   
Los castigos tendrán una duración distinta dependiendo de si su destinatario es mayor de edad o menor, y se basarán fundamentalmente en la obligación de realizar alguna tarea comunitaria.
   
La iniciativa pretende evitar que se repitan casos como el de la británica Fiona Pilkington, que conmocionó a la opinión pública del Reino Unido en 2007.
   
Pilkington asesinó a su hija discapacitada y se suicidó después de haber sufrido durante una década los abusos continuados de pandillas locales y haber visto como sus quejas eran ignoradas por la policía.
   
De enero a diciembre de 2012 se registraron en Inglaterra y Gales 2.4 millones de incidentes catalogados como "comportamiento antisocial" por la policía, según la cadena BBC. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios