22 de Octubre de 2018

Mundo

Ir de compras se vuelve un peligro en EU

Ante los ataques que han ocurrido en establecimiento EU, los administradores están empleando nuevas tecnologías y medidas seguridad.

Los centros comerciales y negocios están incrementando sus medidas de seguridad para tratar de prevenir robos y ataques. Imagel del día del ataque se registró en el centro comercial Crossroads Center de St. Cloud, Minnesota  (Dave Schwarz/St. Cloud Times via AP, File)
Los centros comerciales y negocios están incrementando sus medidas de seguridad para tratar de prevenir robos y ataques. Imagel del día del ataque se registró en el centro comercial Crossroads Center de St. Cloud, Minnesota (Dave Schwarz/St. Cloud Times via AP, File)
Compartir en Facebook Ir de compras se vuelve un peligro en EUCompartir en Twiiter Ir de compras se vuelve un peligro en EU

Agencias
NUEVA YORK, EU.- Cámaras más sofisticadas. Robots que cumplen funciones de vigilancia. Los clientes sacudidos por recientes ataques en centros comerciales de Estados Unidos tal vez no noten los cambios, pero los administradores de estos lugares están empleando nuevas tecnologías y medidas para ofrecer mayor protección a la gente sin entorpecer demasiado sus compras.

De acuerdo con The Associated Press, ejecutivos de los centros comerciales de Estados Unidos dicen que la gente se opone tajantemente al uso de detectores de metales y de medidas de seguridad como las de los aeropuertos. Por ello ensayan otras fórmulas y utilizan mensajes de texto y correos electrónicos para alertar a los inquilinos en cuestión de segundos si surge una emergencia.

La inquietud por la seguridad de los malls aumentó tras una serie de ataques, incluido uno en la zona de cosméticos de una tienda de Macy's en Seattle, en el que fallecieron cinco personas, y un episodio en el que un individuo hirió a diez personas con un puñal antes de ser abatido a tiros por la policía en Minnesota.

Justin Dye, de 41 años, de Huntingdon Valley, Pennsylvania, dijo que siente cierto desasosiego cuando va a un mall.

"No es que sea un paranoico. Pero estoy pendiente de la gente a mi alrededor", expresó. Dye, quien tiene dos hijos, se fija dónde hay salidas y en los negocios observa dónde se encuentran los vestidores y las oficinas en caso de que tenga que esconderse. "Siempre pienso qué hago si pasa algo, a dónde voy, qué debo hacer", expresó.

También te podría interesar: 'Epidemia' de muertos por armas, más letal que virus

Lisa LaBruno, vicepresidenta senior de la Asociación de Líderes de la Industria de Ventas al Por Menor, dijo que los negocios están "reevaluando la situación e identificando las formas en que se pueden reducir los riesgos" cuando alguien visita un centro comercial.

LaBruno y otros expertos coinciden en que los centros comerciales y los negocios no tienen muchas formas de prevenir incidentes. Su objetivo es reducir las amenazas y buscar formas de mantener la gente a salvo.

Estudios que realiza el Consejo Internacional de Centros Comerciales todos los años en el mes de abril indican que la gente no quiere lidiar con detectores de metales ni otras medidas similares, señaló la Asociación. "No quieren que se les impida hacer su vida normal", dijo Malachy Kavanagh, portavoz de la Asociación.

Dye es de los que no quieren detectores de metales, prefiere más guardias armados en los centros comerciales.

También te podría interesar: Niegan acceso a armas por violencia doméstica en EU

Los malls han ido aumentando sus medidas de seguridad desde los ataques del 11 de septiembre del 2001 y otros incidentes como uno en Omaha, Nebraska, en el 2007, en el que un joven de 19 años mató a ocho personas. Los centros comerciales han estado trabajando con personal del Departamento de Seguridad Nacional en torno a planes para que las fuerzas de seguridad traten de contener a alguien que empieza a los tiros, sin esperar la llegada de refuerzos, como es la costumbre.

En los dos últimos años, las tiendas y los centros comerciales han ofrecido entrenamiento a sus empleados usando incluso videos en los que se presentan balaceras. Algunos hacen que los empleados simulen participar en algún tipo de episodio. En Macy's, por ejemplo, se requiere a todo empleado que participe en una clase sobre tiroteos desde el 2014. Los administradores de centros comerciales realizan cada vez más ensayos de evacuaciones y colaboran con la policía, dándole acceso cuando están cerrados para que realicen prácticas.

También se apela mucho a la tecnología, aunque los expertos dicen que no hay un solo elemento que puede impedir un ataque.

Kavanagh dice que funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional están probando en los centros comerciales cámaras capaces de reconocer rostros que podrían identificar a personas con antecedentes penales o que pueden registrar las placas de los autos y enviar alertas si los asocian con un delincuente o alguien que figure en una lista de terroristas. También consideran la posibilidad de crear muros virtuales en espacios abiertos que no podrían ser penetrados por drones cargados de armas.

"A medida que avanza la tecnología, tienen que surgir medidas para contrarrestarla", expresó Kavanagh.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios