23 de Septiembre de 2018

Mundo

Inicia Papa en Ecuador primer viaje a América Latina

La visita está programada para este domingo y posteriormente el líder de la Iglesia Católica se dirigirá a Paraguay.

El Papa Francisco en imagen tomada en La Paz, Bolivia, desde una plataforma en la población de El Alto. (Foto: AP)
El Papa Francisco en imagen tomada en La Paz, Bolivia, desde una plataforma en la población de El Alto. (Foto: AP)
Compartir en Facebook Inicia Papa en Ecuador primer viaje a América LatinaCompartir en Twiiter Inicia Papa en Ecuador primer viaje a América Latina

Agencias
QUITO, Ecuador.-  Paz, esperanza y renovación espiritual es lo que esperan los católicos del Papa Francisco en su visita a Ecuador, la cual inicia este domingo como parte de su primer viaje a América Latina, que incluye Bolivia y Paraguay.

En la Plaza de la Independencia, uno de los lugares que visitará el líder de la Iglesia católica, se concentran los jubilados sentados en bancas, los niños indígenas que se ganan la vida de lustrabotas y los oficinistas, entre policías que hacen rondas para garantizar la seguridad en los espacios públicos.

“Yo soy jubilado, creyente de la fe católica, y creo que la visita del San Padre debe servir para que podamos fortalecer la red cristiana en nuestro país”, fueron las palabras de Eduardo Hurtado, quien frecuenta la plaza símbolo del poder en Ecuador, porque en sus alrededores están el Palacio de Gobierno, la Catedral Metropolitana, el poder legislativo y judicial.

Hurtado tomó el periódico en el que aparece la imagen del líder religioso con su rostro sonriente, lo miró y dijo: “Él es nuestro jefe y nuestra guía. Espero que nos traiga paz”.

En otro lugar de la Plaza de la Independencia se ven grupos de niños indígenas que, con su cajita de madera, buscan convencer a los visitantes al lugar para que se lustren sus zapatos.

Ellos también opinaron de la visita del Papa Francisco y uno de ellos, con su rostro sonriente, dijo: “Yo quiero que le ayude con una casita a mi mamá”.

Un agente de la Policía Metropolitana recordó por su parte que hace 30 años a Ecuador tuvo el “honor de visitarnos el Papa Juan Pablo II. Yo era muy joven. Que el Papa Francisco nos traiga paz, que no haya tantas agresiones entre nosotros”.

En la entrada al Palacio de Carondelet estaban dos monjas de la comunidad de las Carmelitas, que iban apresuradas a una cita en la Catedral Metropolitana, para ayudar en los trabajos de preparación para recibir en la noche del martes al Papa Francisco.

“La visita del Papa Francisco nos va servir mucho para la renovación de la fe, en la esperanza que no debemos perder para enfrentar todos nuestros problemas”, señaló la monja Marcia de Jesús.

Convivencia por sobre todo

Mientras caminaba rumbo a la Catedral Metropolitana, Marcia de Jesús subrayó: “Como hermanos tenemos que saber convivir y solucionar todos los desafíos que tenemos, juntos y con fe”.

La hermana Cecilia Magdalena de Jesús, que se negaba a conversar, decidió opinar y dijo: “el Papa Francisco nos va ayudar a valorar el medio ambiente y nos va a animar para que los jóvenes participen más de las actividades de la iglesia”.

En otro lugar de la Plaza de la Independencia, dos mujeres (madre e hija) conversaban y miraban la imponente Catedral Primada, por su tono de voz, y la forma de vestir, se notaba que eran extranjeras. Llegaron a Quito para intentar ver de cerca al Papa Francisco.

Ellas se sumarán a los dos millones de personas que se calcula estarán en las calles de Quito, buscando la forma de llegar al parque Bicentenario, que es el lugar de la misa la mañana del martes. Madre e hija son de nacionalidad venezolana.

“Queremos que nos traiga paz en Venezuela, que nos ayude a terminar con el odio, que nos ayude a salir adelante. Necesitamos paz y armonía entre todos los venezolanos”, dijo María del Pilar Rojas.

La presencia de turistas aumenta en esta plaza y sus alrededores, pues la presencia del pontífice incrementó la visita de miles de extranjeros, que quieren ver de cerca al máximo jerarca de la Iglesia católica.

Espera en Paraguay

Cada día antes del amanecer, Silveria Cuéllar dedica una hora a fabricar artesanalmente un rosario de cinco metros con cuentas multicolores, que sueña obsequiar al papa Francisco cuando se reúna enfrente de su casa el 12 de julio con los vecinos de la empobrecida zona conocida como Bañado Norte de la capital paraguaya, que nunca ha recibido una visita de esa importancia.

El papa estará en el país entre el 10 y 12 de julio en el último tramo de su gira pastoral, que lo llevó previamente a Ecuador y Bolivia.

Bañado Norte es la denominación popular de un amplio territorio a orillas del apacible río Paraguay, a unos 7 kilómetros del centro de Asunción. Unos 10 kilómetros aguas abajo está el Bañado Sur, de características similares.

La zona, con abundante barro debido a una inundación reciente, está dividida en tres pequeños barrios: Caacupemí, con una población por debajo de la línea de pobreza cuyos habitantes se dedican mayormente al reciclado de basura y viven en casitas de madera y cartón; San Juan Bautista y Santa Cruz, con vecinos pobres pero no en estado de absoluta miseria.

Francisco hablará a los fieles católicos en el último día de su visita a Paraguay enfrente de la casa de Cuéllar, una de las encargadas de cuidar la cancha de fútbol sin césped que albergaría a unos 50.000 individuos.

"Tenemos una capilla muy pequeña en donde no se hace misa, solo el acto semanal conocido como celebración de la palabra a cargo de un diácono, enviado por la parroquia Sagrada Familia que está en otro barrio alejado del nuestro", dijo a la Associated Press el esposo de Silveria, Francisco Rodríguez, presidente de la comisión vecinal.

Rodríguez, de 57 años, es además el presidente del club de fútbol San Juan Bautista, en cuya cancha de 67 metros por 50 estará el papa Francisco.

"Frente al púlpito serán ubicados unas 500 sillas para personas con discapacidad, así que los fieles en general estarán distribuidos por las angostas calles de los alrededores", dijo Rodríguez. "Existe un entusiasmo moderado por la visita del papa; incluso, algunos vecinos y amigos me dicen: resérvame un sitio frente al papa. Ellos no saben que la organización está a cargo del Vaticano y no de nosotros, los vecinos".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios