17 de Diciembre de 2017

Mundo

Conoce el volcán que duerme y controla dos mares

Ubicado en la Cordillera de Talamanca, es el pico más alto de Panamá y el tercer volcán activo con más elevación de Centroamérica.

Fotografía cedida por la Autoridad de Turismo de Panamá de la vista desde la cima del volcán Barú en Panamá. (EFE/Autoridad de Turismo de Panamá)
Fotografía cedida por la Autoridad de Turismo de Panamá de la vista desde la cima del volcán Barú en Panamá. (EFE/Autoridad de Turismo de Panamá)
Compartir en Facebook Conoce el volcán que duerme y <i>controla</i> dos maresCompartir en Twiiter Conoce el volcán que duerme y <i>controla</i> dos mares

EFE
BOQUETE, Panamá.- Lo llaman el techo de Panamá porque, desde sus privilegiados tres mil 474 metros de altura, otea sin descanso el Mar Caribe y el otrora Mar del Sur.

Ubicado en la Cordillera de Talamanca, en la provincia occidental de Chiriquí, el Barú es el pico más alto de Panamá y el tercer volcán activo con más elevación de Centroamérica, superado por el de Fuego en La Antigua, de tres millones 765 mil 53 metros, y el Santa María, de tres mil 772 metros, ambos en Guatemala.

"Es el punto de referencia de la formación del istmo de Panamá. Se originó hace 500 mil años gracias a una serie de actividades efusivas y al día de hoy sigue activo", afirma a Efe el investigador del Instituto de Geociencias de Panamá, Arkin Tapias.

Desde su cima, que tiene forma de herradura, las nubes se convierten en algodones, el silencio suena y la inmensidad se toca con los dedos.

"Es una de las maravillas que tenemos en este país", sostiene la directora en Chiriquí de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), Siguilinde Palacios.

El Barú es un volcán científicamente activo porque solo han pasado casi 500 años desde su última erupción (1550), que fue documentada por navegantes españoles que viajaban por el Pacífico panameño. Para que un volcán sea considerado inactivo debe llevar sin actividad más de 10 mil años.

"Hasta que no han transcurrido como mínimo 10 mil años, no se puede certificar la inactividad de un volcán. No hay más que ver el caso del Chaitén, en Chile, que entró en erupción en el año 2008 tras más de nueve milenios", recuerda el vulcanólogo.

En los últimos mil 800 años, el Barú ha sufrido unas cinco erupciones, que se han dado aproximadamente cada 400 a 500 años, pero el dato más antiguo reportado por el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales fija en el 9280 Antes de Cristo la primera erupción confirmada.

"Si atendemos a sus tiempos y consideramos que entra en actividad cada cuatro siglos, podemos decir que estamos en el rango de una nueva erupción", advierte el investigador.

La pregunta del millón de dólares es cómo de profundo es el sueño de este oteador de mares. Según el experto, hay dos escenarios posibles: que el Barú se esté echando una larga y apacible siesta o que haya caído en un coma del que es difícil despertar.

Tapias se decanta por la primera opción porque en los alrededores del cráter se suelen dar pequeños sismos, en su gran mayoría imperceptibles, que desvelan cierta actividad volcánica. Por eso, le gusta decir que "el Barú ronca y ronca bastante".

Aunque la palabra "ronquido" impresiona, el científico asegura que no existe ningún tipo de peligro porque las erupciones son en la actualidad fenómenos "extremadamente predecibles". Así que, que no cunda el pánico.

Además de ser objeto de estudios científicos por todo el mundo, el Barú se ha convertido en los últimos tiempos en uno de los mayores atractivos turísticos de la provincia occidental de Chiriquí, fronteriza con Costa Rica y considerada "la despensa de Panamá" por su gran cantidad de tierras fértiles.

"Se ha puesto de moda, cada vez son más los turistas que vienen a Chiriquí a subir el volcán. En 2015, hubo seis mil 500 visitantes y el mes con mayor afluencia fue enero porque hay menos nubes y es más fácil observar los dos mares", cuenta la directora regional de la ATP.

Existen dos rutas para ascender el volcán y, aunque una es mucho más dura que la otra, ambas constituyen gestas titánicas que requieren forma física, planificación y paciencia.

La más popular es la que sale del pintoresco Boquete (13 kilómetros), un pueblo rodeado de cafetales y fresales, atestado de "gringos" jubilados. La otra, la que sale de la localidad de Volcán (7.5 kilómetros), es apta solamente para alpinistas ultra experimentados.

Sole, una española de mediana edad enganchada al yoga, ha empezado a subir el volcán a la 01:00 horas desde Boquete junto a dos de sus hijos y, tras 13 horas de caminata (cinco de ellas en plena oscuridad), llega semiexhausta a su vehículo, aparcado en las faldas del volcán.

"En la cima me he sentido como un astronauta, la cabeza me baila por la diferencia de altura. Subir y ver esa inmensidad es maravilloso, la vista de los océanos no tiene precio, pero una vez y no más, es demasiado duro", confiesa a Efe mientras se quita la mochila y saca de ella las botellas de agua y las barritas energéticas que le han sobrado.

"Los últimos cien metros son tremendos, crees que nunca vas a alcanzar el coche", añade su hija Carola, que descansa sentada en el suelo con los pies al aire.

La mayoría de los turistas prefieren iniciar el ascenso de noche para llegar de madrugada a la cima y tener más posibilidades de ver los dos océanos, ya que por la tarde las nubes son más frecuentes. Los expertos recomiendan llevar agua de sobra y descansar cada hora para que el cuerpo se vaya aclimatando a la altura.

"Los que más nos visitan son europeos y norteamericanos. Le encanta experimentar la sensación de subir un volcán. Son mucho más aventureros que nosotros", bromea la directora regional de la ATP.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios