13 de Noviembre de 2018

Noticias

¿No era la economía?, ¡estúpido!

No recuerdo una guerra desde Vietnam, la primera derrota militar en su historia, que haya ganado Estados Unidos.

Compartir en Facebook ¿No era la economía?, ¡estúpido!Compartir en Twiiter ¿No era la economía?, ¡estúpido!

Es como ver la pelea de dos calvos por un peine. Florestán

San Petersburgo, Rusia. Cuando en 1992 Bill Clinton veía desde su escritorio de gobernador de Arkansas cómo George Bush se elevaba a niveles de popularidad sin precedente de 90 por ciento tras sus triunfos por el fin de la Guerra Fría y la victoria en la guerra caliente del Golfo Pérsico, nadie dudaba de su reelección.

Ante aquella muralla infranqueable que era la popularidad de Bush padre, un asesor de Clinton, James Carville, colgó un letrero en una pared de su estrecho cubículo: Es la economía, estúpido, aludiendo a la grave crisis económica que pasaba Estados Unidos y a que su presidente no daba la importancia debida llevando a Estados Unidos a un desastre económico, pero él muy popular.

Y desde ahí se montó Clinton para derrotar al republicano e impedir su reelección.

Efectivamente, ¡era la economía!

Hoy lo recupero, porque esa sentencia que ha sido siempre válida, primero es el bienestar y prosperidad de los pueblos y luego lo demás, parece haberla olvidado Barack Obama.

Hoy, agobiado por una crisis fiscal a la que no le encuentra una solución sin haber salido de la hecatombe bancaria, con un crecimiento raquítico y el desempleo en uno de sus niveles más altos, este presidente de Estados Unidos, como la mayoría de sus antecesores, hace a un lado lo grave, la economía, y se lanza, como Bush padre y como Bush hijo, por el precipicio de la guerra, como también lo hiciera el mismo Clinton en Afganistán, y pide una intervención armada, un ataque a Siria que parece inminente.

No recuerdo una guerra desde Vietnam, la primera derrota militar en su historia, que haya ganado Estados Unidos.

Hoy, que el mundo se tambalea por la crisis económica y la incapacidad de sus dirigentes políticos para resolverla, Obama incluido, se lanza a una nueva aventura bélica, olvidando, como los Bush, que era, es y seguirá siendo, la economía, estúpido.

Y quizá en esta aventura no arrastre al mundo reunido aquí en el G20, pero sí le robará una oportunidad de superar la debacle económica mundial.

Y todo por una guerra. Otra.

RETALES

1. PLAZO. En los primeros de los 120 días que se dio el presidente Peña Nieto para transformar el país, y aprobada ya la Ley del Servicio Profesional Docente, la que sigue es la reforma financiera y la secundaria de telecomunicaciones;

2. BEJARANO. Aseguran que René Bejarano se ha alejado de Andrés Manuel López Obrador, harto de tanto desdén, lo que anuncia un alineamiento con Marcelo Ebrard, si es que alguna vez no lo estuvo; y

3. MANO. Ya en Marcelo, en la carta que firmó el senador Mario Delgado sobre la reforma educativa se descubre una caligrafía que no es la suya y que me recuerda la de Ebrard. Esa carta descompuso algunos de los primeros acuerdos con la CNTE.

Nos vemos mañana, pero en privado

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios