15 de Diciembre de 2017

Noticias

Papa: sobriedad, paciencia y bondad deben ser cualidades de sacerdotes

En su audiencia semanal en la Plaza de San Pedro, Francisco rechazó “absurda violencia” contra cristianos en todo el mundo.

Imagen del papa Francisco durante su audiencia general en El Vaticano, el miércoles 12 de noviembre de 2014. (Foto: AP/Gregorio Borgia)
Imagen del papa Francisco durante su audiencia general en El Vaticano, el miércoles 12 de noviembre de 2014. (Foto: AP/Gregorio Borgia)
Compartir en Facebook Papa: sobriedad, paciencia y bondad deben ser cualidades de sacerdotes Compartir en Twiiter Papa: sobriedad, paciencia y bondad deben ser cualidades de sacerdotes

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco rechazó hoy la “absurda violencia” que sufren los cristianos en diversas partes del mundo, los cuales, son perseguidos y asesinados con motivo de su credo religioso, informa Notimex.

Al finalizar la audiencia general de los miércoles, que presidió ante más de 15 mil personas congregadas en la Plaza de San Pedro del Vaticano, aseguró que sigue con “gran trepidación” las “dramáticas situaciones” de estos fieles.

“Siento la necesidad de expresar mi profunda cercanía espiritual a las comunidades cristianas golpeadas por una absurda violencia que no da visos de frenarse, mientras animo a los pastores y a los fieles todos a ser fuertes y firmes en la esperanza”, indicó.

“Una vez más, dirijo un intenso llamado a cuantos tienen responsabilidad política a nivel local e internacional, como también a todas las personas de buena voluntad, para que se emprenda una amplia movilización de conciencias”, refirió, hablando en italiano.

Cualidades de religiosos

Poco antes, en su catequesis semanal, se refirió al papel de los obispos, los presbíteros y los diáconos en la Iglesia católica, quienes deberían procurar que su servicio “sea auténtico y fecundo”.

Sostuvo que ellos deben tener “una fe firme y de una vida espiritual sincera” además de otras cualidades humanas “esenciales” como la acogida, la sobriedad, la paciencia, la afabilidad y la bondad de corazón.

“Uno no es obispo, presbítero y diácono porque sea más inteligente o tenga más talentos que los demás, sino en virtud del poder del espíritu santo y para el bien del pueblo de Dios”, advirtió.

“La actitud de un ministro no puede ser nunca autoritaria, sino misericordiosa, humilde y comprensiva”, advirtió.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios