24 de Septiembre de 2018

Noticias

Rescatan en el aeropuerto de Mérida 8 reptiles ilegales

De acuerdo con la Profepa no acreditaron la procedencia legal de los reptiles provenientes de la Ciudad de México.

Se requiere un permiso especial para trasladar flora y fauna. (Milenio Novedades)
Se requiere un permiso especial para trasladar flora y fauna. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Rescatan en el aeropuerto de Mérida 8 reptiles ilegalesCompartir en Twiiter Rescatan en el aeropuerto de Mérida 8 reptiles ilegales

Ana Hernández/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aseguró este año de manera precautoria ocho ejemplares de distintas especies de reptiles provenientes de la Ciudad de México, luego que la documentación no acreditara la legal procedencia.

Como resultado de las labores de coordinación entre las autoridades del Aeropuerto Internacional de Mérida y la Profepa, inspectores federales detectaron la posesión vía transporte aéreo de ejemplares de vida silvestre sin contar con la documentación requerida que acredite su legal procedencia.

Se prosiguió al levantamiento de la respectiva acta de inspección de ejemplares de tortuga sulcata (geochelene sulcata), tres gecko leopardo (eublepharis macularios), dos pitón bola (python regios) y una boa arcoiris (epicrates cenchria).

Al momento de revisar la documentación se identificó que no acreditaba la legal procedencia de dichas especies de animales, debido a que los datos no coincidían con la cantidad de ejemplares y el tipo de especie que era transportada en la caja de envío.

Aunado a lo anterior, el responsable a quien iba dirigido el embarque sólo presentó la documentación para recibir las perreras, rechazando la responsabilidad de la recepción de los ejemplares exóticos.

Por lo anterior, se aseguró dichos organismos, los cuales fueron trasladados a la Unidad de Fomento a la Conservación y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre (UMA) “Parque Zoológico El Centenario”, ubicado en Mérida para su resguardo y protección.  

La especie tortuga sulcata (geochelene sulcata) está listada en el apéndice II de Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites), en el cual figuran especies que no necesariamente están amenazadas o en peligro de extinción, pero que podrían llegar a estarlo, a menos que se controle estrictamente su comercio. 

Con base en la Ley General de Vida Silvestre, haciendo referencia al Artículo 122, son infracciones poseer ejemplares de vida silvestre fuera de su hábitat natural sin contar con los medios para demostrar su legal procedencia o en contravención a las disposiciones para su manejo establecidas por la secretaría, estableciendo una multa de 50 a 50 mil veces el salario mínimo vigente.

Sanciones administrativas

Cada año, la Profepa integra más de 600 expedientes por violaciones a la ley, de éstos, más de 100 son relacionados con la vida silvestre, otro tanto importante son por cambio de uso del suelo, denuncias por tráfico de animales y más.

En 2012, los inspectores federales aseguraron 20 armas de fuego con más de 100 cartuchos útiles, más de 12 vehículos y 500 ejemplares, entre aves, mamíferos y reptiles.

El año pasado decomisaron 15 armas de fuego con más de 50 cartuchos útiles, 10 vehículos y más de 500 ejemplares entre aves, mamíferos y reptiles, así como más de 150 kilos de carne de especies de vida silvestre, como venados, tepezcuintle y pecarí.

Los infractores son sujetos a sanciones administrativas con multas que van de 20 hasta 50 mil días de salario mínimo, de acuerdo con la Ley General de Vida Silvestre.

Información proporcionada por la dependencia federal indica que los ejemplares de mayor aseguramiento son el venado, pequeños mamíferos como el coatí, tigrillo, pecarí, tepezcuintle; reptiles como cocodrilos, iguanas y boas; pero es mayor el número de especies de aves canoras y de ornato como los cardenales, dominicos, azulejos, chinchimbacal y el degollado.

La Ley General de Vida Silvestre y su reglamento especifican que el aprovechamiento extractivo o no extractivo de estas especies requiere de autorización de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la cual les confiere el origen legal y establece cómo se pueden aprovechar, en tanto que la Profepa se encarga de verificar el cumplimiento de la norma.

Por eso, al adquirir ejemplares o derivados de la vida silvestre, los particulares deben exigir la documentación que ampare su legal procedencia.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) tiene bajo su responsabilidad una amplia supervisión de áreas para verificar mascotas, desde zoológicos, circos, zonas de caza, curtidurías de mascotas, mercados, colecciones particulares, carreteras e incluso domicilios particulares.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios