18 de Octubre de 2018

Noticias

Una burla más al pueblo

La aprobación de los diputados del PRI, PAN, PVEM, PANAL y PS para que los trabajadores...

Compartir en Facebook Una burla más al puebloCompartir en Twiiter Una burla más al pueblo

La aprobación de los diputados del PRI, PAN, PVEM, PANAL y PS para que los trabajadores sólo reciban el 50 por ciento de su salario en caso de que se enfermen por causas laborales, es un agravio más para la sufrida clase obrera de nuestro país, que una vez más comprueba que los políticos mexicanos son insensibles, mezquinos, indiferentes, anti solidarios y corruptos.

De nuevo atestiguamos cómo los que se dicen representantes populares solo están para enterrar a la clase obrera, por ejemplo aprobando reformas estructurales que se ha comprobado, vulneran a los mexicanos más pobres, quienes observan con desconsuelo que vivimos en un país donde los hombres del poder, tienen el derecho de configurar a su antojo el destino de millones de personas.

Eso sí, los “representantes” del pueblo se auto aprueban toda clase de beneficios que en un país supuestamente democrático como el nuestro no deberían tener cabida. Mientras la gente no tiene dinero para adquirir gasolina, ellos cuentan con vales por varios miles de pesos, seguro médico de gastos mayores, reciben compensaciones de toda índole, disponen de partidas secretas que nadie puede auditar, entre muchos beneficios que son una afrenta para la mayoría.

Todo esto demuestra que la clase política de México no tiene ningún interés en salvaguardar el derecho de las personas a acceder a una vida mejor; por el contrario, cada tiempo aprueban leyes más nefastas en perjuicio de las personas que deberían defender de los abusos de empresarios, líderes sindicales corruptos y gobiernos cada vez más apartados de la ciudadanía.

Con esa misma vehemencia con que aprueban leyes anti populares, los diputados deberían perseguir a los gobernantes que en el ejercicio del poder cometieron graves delitos que en otro país los llevaría a purgar penas de cárcel durante muchos años. El infortunio de la clase trabajadora sólo les provoca indiferencia, ni siquiera son capaces de subir a la tribuna legislativa para defender con argumentos por qué aprueban lo que aprueban.

No importa que suban los precios de las gasolinas, se incrementen los productos de la canasta básica, el salario mínimo sea una burla cruel, porque para los diputados, incluidos los que conforman las legislaturas estatales, el pueblo pobre y marginado sirve únicamente como carne de cañón en épocas electorales.

Para esos parásitos que viven como sanguijuelas del erario no importa el sufrimiento de los que nada tienen que no sea solo su miseria y desesperación, ante la indiferencia criminal de quienes dicen representarlos pero que en realidad son sus peores verdugos. ¿Para qué necesitamos partidos y políticos que ven por sus intereses en lugar de sentar las bases para construir un país más justo?

¿Les sirve de algo a los mexicanos de a pie, esos que sufren lo indecible para llevar un plato de comida a la mesa de sus hijos que los políticos declaren que sus decisiones son dolorosas pero necesarias, cuando el pueblo está cada vez más desesperado e indefenso?

México necesita otra clase de gobernantes, de políticos, de legisladores que se quiten la máscara de la indiferencia y por primera vez, piensen en aquellos que los llevaron al poder, con la esperanza de que algún día nuestro país fuera gobernado por hombres justos, honestos y solidarios. Es lo mínimo que deberían hacer, pero vemos que hasta ahora, eso no es más que un sueño que siempre se convierte en pesadilla.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios