12 de Diciembre de 2017

Noticias

Velan por una infancia con una vida digna

Amor, apoyo y atención son las premisas bajo las cuales el Caimede labora desde 1994 brindando una formación integral a los menores en desamparo.

Las conductoras de Salvemos una Vida, Alis García y Esperanza Nieto, junto a sus invitadas. (José Acosta/SIPSE)
Las conductoras de Salvemos una Vida, Alis García y Esperanza Nieto, junto a sus invitadas. (José Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Velan por una infancia  con una vida dignaCompartir en Twiiter Velan por una infancia  con una vida digna

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El niño es un ser vulnerable que ante un problema requiere de la atención y protección adecuada, sobre todo cuando queda en abandono o es víctima de violencia, por lo que en Yucatán existe el Centro de Atención Integral al Menor en Desamparo (Caimede), el cual cumple esta función de resguardar a quien lo necesite.

Durante la emisión del programa radiofónico Salvemos Una Vida, que se transmite los viernes  por el 100.1 de La Nueva Amor, estuvieron presentes la directora del Caimede, Cecilia Peniche Mendiburu, así como Catalina Dogre de Cisneros, integrante del Patronato de este organismo, quienes platicaron sobre la labor de este albergue en apoyo de los menores.

Bajo la conducción de Alis García y Esperanza Nieto, Cecilia Peniche explicó que el 20 de enero de 1994 el Caimede abrió sus puertas como una continuación de lo que era la Casa Cuna del Sistema DIF Yucatán, brindando una atención integral a infantes y adolescentes que ingresaran por alguna situación de riesgo o desamparo. 

“Tenemos en resguardo a los niños y se les brinda el apoyo y protección que necesitan cumpliendo con todos sus derechos como son la alimentación, atención psicológica, salud, pedagogía y vestido”, recalcó.

Agregó que se incluye el aspecto artístico porque como infantes también tienen el derecho a la recreación, “se hacen muchas actividades para que puedan desarrollar su creatividad; con respecto a los adolescentes se les capacita en varias áreas para prepararlos para su futuro”.

Al respecto, Esperanza Nieto destacó la importancia de brindar este tipo de ayuda a un niño que está en una situación difícil, ya que no sólo requiere de un lugar donde vivir y comer, también hay que vigilar su salud física y emocional porque generalmente llegan con problemas fuertes, e incluso algunos permanecerán en este centro hasta que sean adoptados.

El Caimede, una bendición

Los niños son la esperanza del futuro, reiteró Alis García, y agregó, “hay una frase que se aplica a la lucha por el medio ambiente, siempre decimos ‘qué mundo le vas a dejar  a tus hijos’, y en este sentido, como adultos debemos reflexionar acerca de lo que estamos haciendo y la educación que les damos a nuestros hijos, ya que son ellos quienes permanecerán cuando nosotros ya no estemos”.

“Es una bendición para el Estado contar con el Caimede, un sitio que resguarda, apoya y atiende a esos niños maltratados que han sido víctimas de abusos y viven en un sufrimiento cuando ven que sus papás pelean, que son sus agresores, por lo que hay que reconocer el trabajo del Gobierno que sí se ocupa y preocupa por los niños”, apuntó.

Peniche Mendiburu informó que atienden a 287 niños y desde que ingresan pasan por diferentes áreas en las que se examina su salud física y emocional.

“Incluso ellos les dicen mamis a las niñeras que los cuidan las 24 horas y no por una imposición de las trabajadoras, sino por la necesidad de protección de tener una mamá que lo atienda. Tenemos muchos programas educativos, desde recién nacidos, adolescentes; educación inicial, preescolar, primaria, secundaria, preparatoria, capacitación, también tenemos con discapacidad, cada uno de estos esquemas está enfocado hacia el desarrollo y crecimiento optimo del menor”, enfatizó.

Dijo que también cuentan con una nutrióloga, ya que la alimentación es muy completa porque la mayoría llega con algún nivel de desnutrición. “Es un conjunto de atenciones que se le dan al pequeño y lo más importante es que conocen el otro lado de la moneda, el cariño, amor, apoyo, atención y se van preparando para salir adelante, a veces solos o con alguna familia”.

Las prioridades

Aclaró que hay niños y adolescentes que llegan al Caimede por conducto de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia (Prodemefa), los cuales son canalizados por la Fiscalía General del Estado o la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

“Son menores que tienen algún problema jurídico, ya sea por custodia o violencia, la prioridad es que no corran ningún riesgo y en caso de que no hubiera ninguna red familiar; no todo niño que tenga un problema va al Caimede”, indicó.

En otros casos, comentó que los niños llegan por omisión de cuidado, por ejemplo cuando la mamá o papá se van a trabajar y los dejan solos en la casa, no los llevan a la escuela, no tienen una alimentación adecuada o tampoco tienen el cuidado que necesitan y pueden tener un accidente dentro o fuera del hogar, eso lo pueden reportar los vecinos o conocidos.

“Al respecto se capacita a los papás para enseñarles a dar una buena alimentación a los infantes sin necesidad de tanto dinero, también se les explican los programas que existen para que sus hijos vayan a la escuela, con alguna beca, y así los menores sean reintegrados con ellos bajo supervisión cada mes”, expuso.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios