20 de Septiembre de 2018

Noticias

Se tira casi la mitad de una fruta de exportación

A pesar de su alta calidad para venta al exterior, la papaya no cumple con estándares de calidad.

La papaya que se cultiva en Yucatán tiene alto potencial de exportación, pero se desaprovecha  la mayoría del producto. (Milenio Novedades)
La papaya que se cultiva en Yucatán tiene alto potencial de exportación, pero se desaprovecha la mayoría del producto. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook <i>Se tira</i> casi la mitad de una fruta de exportaciónCompartir en Twiiter <i>Se tira</i> casi la mitad de una fruta de exportación

José Salazar/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La papaya tiene alta calidad de exportación, pero cerca del 45 por ciento no se aprovecha por defecto de tamaño, por algún daño mecánico o natural de la planta, lo que representa gran cantidad de merma y, en el peor de los casos, no puede consumirse.

Con el objetivo de aprovechar integralmente el cultivo de papaya Maradol y su producción comercial, la Unidad Sureste del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej) y la empresa agroindustrial yucateca Znova desarrollan una estrategia de transformación de agrorresiduos para la obtención de productos como:

  • Pectina
  • Papaína
  • Papaya deshidratada en polvo
  • Extractos orgánicos con actividad fungicida
  • Forraje para ganado
  • Alimentos congelados

Juan Luis Morales Landa, responsable del Laboratorio de Control de Calidad, Transformación y Desarrollo de Nuevos Productos de la empresa yucateca, dijo  en entrevista con la Agencia Informativa del Conacyt, que desde 2015 se han dedicado al cultivo de papaya como producto principal.

El proyecto conjunto de la Unidad Sureste del Ciatej  y la empresa de Yucatán cuenta con el financiamiento del Programa de Estímulos a la Innovación (PEI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).Actualmente se encuentra en la fase de análisis de pertinencia técnico-económica.

“La pectina, la papaína y los polvos deshidratados se obtienen de los distintos estados de maduración de los frutos, y estos productos de transformación pueden ser empleados en diversos procesos alimentarios; por otra parte, los compuestos antifúngicos naturales se obtienen de troncos y hojas perennes de este cultivo”, explicó María de los Ángeles Sánchez Contreras, investigadora de la Unidad Sureste del Ciatej, ubicada en el Parque Científico Tecnológico de Yucatán.

Detalló que el cultivo tiene gran cantidad de residuos, no únicamente en frutos no comercializables sino también en los troncos y las hojas, ya que se cambia generalmente cada dos años y que estos troncos y hojas, además de que pueden ser aprovechados para obtener fitocompuestos, pueden ser aprovechados para consumo de ganado.

Se generan subproductos en diferentes estados de maduración que se pueden recolectar en función de las necesidades de la empresa.

El primer estado corresponde a aquellos frutos que resultan dañados desde el inicio de la producción y que no serán una buena opción para el mercado. En lugar de invertir en el crecimiento de la planta, el producto se retira y se convierte en un fruto verde del que puede obtenerse pectina, que se utiliza principalmente para la elaboración de espesantes para productos como las mermeladas, y papaína, que es usada como ablandador de carne para consumo humano.

El estado intermedio corresponde a los frutos que ya iniciaron su maduración, pero sufren algún leve daño que ya no les permite entrar al mercado de exportación. Éstos se consideran para el proceso de trozo congelado a través del método de congelación rápida individual (IQF, por sus siglas en inglés). Finalmente, el tercer estado corresponde a los frutos que no logran entrar al mercado por sobremaduración, y se utilizan para elaborar polvo de papaya.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios