07 de Diciembre de 2019

Opinion

Xlapak Norte

El Poder de la pluma.

Compartir en Facebook Xlapak NorteCompartir en Twiiter Xlapak Norte

El sitio de Xlapak Norte se encuentra fuera de Cordón Puuc, en una región poco estudiada debido a la aparente inexistencia de sitios arqueológicos en esos rumbos.

En los años noventa, realicé un estudio sobre los sistemas hidráulicos prehispánicos y la relación de asentamientos con fuentes de agua y me llamó la atención que en la franja de cenotes había menos asentamientos en relación con el norte y el sur del estado, donde la presencia de construcciones de la cultura maya es muy intensa.

Este hallazgo me llevó a plantear tres interrogantes: no se ha realizado un recorrido intenso en la región con el objetivo de localizar ciudades mayas. El agua de los cenotes es de mala calidad y no apta para el consumo humano y por ello no fue del interés de los antiguos pobladores. El entorno natural no tenía recursos disponibles para la vida humana.

Durante los últimos meses de este año conformamos un equipo con los arqueólogos Carlos Matos y Rubén Núñez y unos trabajadores de la región para realizar recorridos en la zona y registrar nuevos sitios arqueológicos si es que los hubiera. Esta labor ha proporcionado nuevos datos, ya que las características arquitectónicas registradas en Xlapak Norte corresponden a la presencia de arquitectura temprana en pie.

La única evidencia que existe de estos asentamientos es una foto publicada por Paul Gendrop y se trata de un pórtico con varias columnas cilíndricas al frente, muros de recubrimiento con piedras careadas y bóvedas logradas con lajillas. Este edificio se destruyó cuando se hizo la carretera 261 que comunica a Mérida con Campeche.

Se preguntarán qué tiene de especial esta arquitectura, y la respuesta es que ésta es semejante a la arquitectura Proto Puuc o Puuc Temprano de Oxkintok. La conforman piedras careadas con orillas no perfectas que recubren los muros, las caras de las piedras no tienen un corte perfecto, da la impresión de que los edificadores estaban aprendiendo a construir y su técnica aún era rudimentaria.

Las bóvedas se logran con lajas sobrepuestas integradas con gruesas capas de estuco. Algunos cuartos se construyeron con piedras mejor cortadas en los muros y con techos de piedras en forma de bóveda.

Estas dos formas de construir se encuentran en un solo edificio, lo que constituye un magnífico ejemplo de la coexistencia de dos estilos arquitectónicos que no se habían registrado en otros sitios de la región.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name