18 de Agosto de 2019

Espectáculos

Marcos Cojab, con talento de alquimista

Sus obras forman parte del acervo de personalidades como Jennifer López, Miguel Alemán Velasco, David y Victoria Beckham y Checo Pérez, entre otros.

(Foto: José Acosta/Novedades Yucatán)
(Foto: José Acosta/Novedades Yucatán)
Compartir en Facebook Marcos Cojab, con talento de alquimistaCompartir en Twiiter Marcos Cojab, con talento de alquimista

Joel González/Mérida

Formado como arquitecto, el mexicano Marcos Cojab comenzó diseñando una pieza a manera de gozo personal para decorar su departamento y de inmediato se convirtió en un renombrado artista visual cuyas obras son muy cotizadas en los mercados internacionales de arte y forman parte del acervo de grandes coleccionistas y de personalidades destacadas.

El talento de Marcos para el diseño y la construcción, heredado de su familia con tradición en el negocio de los bienes inmuebles, cobra vida en la afamada serie AlquimiaMC, que contiene creaciones estilizadas de figuras de animales con expresiones felices, acabados de metales preciosos y aderezados con manufacturas artesanales que les imprimen un aire exótico.

La serie realizada en resina cubierta de pintura y aplicaciones de oro, plata y cobre negro que son colocados con el sistema de ionización, inventado por su abuelo, que utiliza la energía para adherir los metales; así como un abanico infinito de intervenciones que van desde el huichol hasta finas e ingeniosas inculturaciones. Este universo de formas estéticas ha despertado el interés de las grandes galerías y de los circuitos de arte más importantes.

Como arquitecto, Marcos fue invitado a la Bienal de Arquitectura en Venecia, en 2017, en la que participó con una escultura; para la nueva invitación de la edición 2020, presentará en El Palacio Bembo que ya se encuentra preparando.

“Cuatro años me he dedicado a la producción artística, ahora la arquitectura la practico como hobby”

En su reciente visita a tierras yucatecas, por motivo de vacaciones, el arquitecto fue entrevistado por Novedades de Yucatán y compartió pasajes de su meteórica carrera escultórica.

¿Cómo fue la transición de la arquitectura al arte visual?

Comenzó cuando viajé a París para terminar mis estudios de arquitectura; diseñé una calavera de plata de gran formato para adornar mi departamento, como gozo personal.

En la ciudad luz me hice muy amigo de un galerista muy importante que me pidió le enviara la escultura, la cual fue vendida tras tres días de exhibición; posteriormente realicé otra pieza de arte con el mismo propósito y el resultado fue el mismo: exhibición y venta en tan solo un par de días.

Continué con otra pieza con acabado de baño de oro de 24 kilates, y fue la misma historia; eso me hizo pensar “de aquí soy”; así que tuve que decidir entre mi trabajo como arquitecto remodelando edificios en la Ciudad de México, en el que me iba muy bien, o dedicarme de lleno a la producción artística.

Imágenes tomadas de Facebook

La siguiente creación fue una figura de bulldog que se llamó “Bad Boy”, y tuvo un éxito similar, siguió el patito, luego el pelícano, todos bajo el concepto muy mexicano de reírse de la muerte, al mismo tiempo comencé a colocar mi firma en la serie.

¿Cuál es el mensaje de la colección?

Una dualidad de fatalidad y felicidad. Si te fijas, mis calaveras siempre están sonriendo, cada diseño tiene rasgos de humor y de ironía, esto se nota en la pieza que recrea un rifle AK-47 de dos metros de largo que tiene como gatillo una recreación de uno de mis dedos; también en este contexto hay dos bombas con cuerda y ojos que semejan una happy face.

 

Entre mis piezas hay acabados con huicholes, un trabajo espectacular y exótico muy apreciado en países europeos y no así por la gente en México; para esta técnica desarrollé un pegamento especial 3M que fija con mayor fuerza que la cera tradicional que se utiliza, ya que no puedes vender una pieza en miles de dólares a la que se le van cayendo las chaquiras; también abordo temáticas relacionadas con el “tercer ojo”.

¿En qué espacios se han presentado tus piezas?

He expuesto en Miami, por tres años consecutivos en Nueva York, así como en la Feria de Arte de Hong Kong, y por supuesto en México; algunas en colaboración con otros artistas y de forma individual.

Actualmente tengo dos galerías en la Ciudad de México: una ubicada en la calle de Séneca No. 53, colonia Polanco, y la segunda en el segundo piso del Hotel Live Aqua, en Santa Fe. La próxima será en Nueva York y posteriormente en Miami.

 

¿Cuántas piezas has producido y cuál ha sido la que ha requerido de mayor trabajo?

Aproximadamente he creado más de 180 piezas y vendido alrededor de 150; la escultura del pelícano requirió poco más de un año para llegar al diseño final, hubo cambios de posición y de expresión para que no pareciera un pollo, y también fue un reto la creación de diversos moldes, al igual que del pulido a mano que lleva.

¿Cómo surgieron tus famosas bases?

(Con aire divertido) En mi primera exposición no tenían dónde poner mis esculturas, ya que hacía falta bases para las piezas, así que vi un tambo en un estacionamiento y se me ocurrió que podría ser la solución; me puse en contacto con el proveedor y le encargué 20 piezas, luego las pinté en negro mate y resulta que ahora también vendo las bases sin esculturas; hay gente que me compra la pura base, pero en el caso de coleccionistas que compran las piezas, se las regalo.

¿Cómo es el proceso de creación?

Primero se moldea a mano con plastilina, luego se hace el molde con resina o fibra de vidrio y después se interviene la pieza, ya sea con acabados en oro, plata, cobre negro, huicholes, swarovski y pintura, etc.

 

¿Qué sigue en la carrera de Marcos?

Siguiendo con el mismo concepto tragicómico, actualmente estoy terminando una pieza muy interesante que se titula ‘Fancy Meal’ (comida exótica), la cual está compuesta por un cocodrilo que se está comiendo a una mujer cuya pierna tiene un zapato de tacón muy fino; el estreno está programado para finales de septiembre en New Jersey, en el Mall Of America, un centro comercial muy grande. También estoy haciendo un pelícano de formato monumental, para un cliente de Puerto Vallarta, que será colocado a la entrada de un desarrollo inmobiliario.

¿En Yucatán existe una leyenda de 13 calaveras de cristal, has pensado en hacer algo con este tema?

Sí, lo he pensado, pero es muy complicado por los grandes formatos que utilizo, de hecho he experimentado con algunos materiales como mármol con el cual hice algunas de las pieza, pero algunas se han roto o no me gustaba algún detalle; en estas piezas no hay margen de error.

¿Qué otro animal formará parte de tu colección?

Viene el cocodrilo, que haré en dos versiones, una pequeña de 50 centímetros y la grande de dos metros, en ellas utilizaré mis colores: rojo Ferrari, rosa mexicano, negro y blanco; de cada color y tamaño haré 15 piezas, después me dedicaré a crear piezas únicas que se valoran mucho más alto.

¿Por qué el nombre de AlquimiaMC?

Porque la alquimia es una combinación de elementos y materiales: el fuego, el oro, la plata; también es una conexión con los magos y antiguos químicos; es una palabra que me gusta mucho, y las letras finales, MC, son las iniciales de mi nombre.

Obras

Algunas de la piezas más famosas de la colección Alquimia MC son: “Bad Boy”, “Smiley Bomb”, el AK-47 ‘Finger Me’, “The Rubber Ducky” y “The Hungry Pelican”.

Para conocer más sobre el trabajo del artista visite las redes sociales Instagram: @alquimiamc y Facebook: Alquimiamc.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name