Uady, 'al rescate' de los reprobados

Estrategia alternativa para que los “no acreditados” continúen sus estudios en semestres posteriores
|
Cada vez menos jóvenes dejan las aulas en las preparatorias de la Uady. (José Acosta/Novedades Yucatán)
Cada vez menos jóvenes dejan las aulas en las preparatorias de la Uady. (José Acosta/Novedades Yucatán)

MÉRIDA, Yucatán.- Para reducir el porcentaje de deserción escolar o abandono en las aulas por reprobar asignaturas en el nivel medio superior, la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) implementa desde 2015 una estrategia alternativa para que los alumnos “no acreditados” puedan continuar con sus estudios en los semestres posteriores, lo cual ha ayudado a reducir el número de “repetidores” en las tres preparatorias de la institución.

Sobre el tema, María Edith Díaz Barahona, coordinadora del sistema de educación media superior en la Uady, comentó que este programa consiste en que durante el verano o invierno los alumnos con asignaturas “debidas” durante el semestre, tomen un “recursamiento” que ya no consiste en la aplicación de exámenes extraordinarios, sino en un curso que se toma durante tres semanas para que al final presenten un proyecto con el cual se acredita la materia.

Sobre el tema, explicó que esas tres semanas son intensivas para los jóvenes que no desarrollaron las competencias idóneas en el semestre; además, durante el siguiente período también se ofrecen a los estudiantes cursos a “contraturno” como una alternativa para no abandonar la escuela.

“Ahora el estudiante ya no solo presenta un examen extraordinario, sino que cuidamos el desarrollo continuo de la competencia del alumno… ellos llevan su curso y tienen un mínimo de acreditación, además de que les damos tres oportunidades para hacerlo”, apuntó.

De acuerdo con los reportes de la casa de estudios, en el nivel medio superior se contabilizan a más de ocho mil estudiantes distribuidos en la preparatoria Uno, Dos y Unidad Académica de Bachillerato con Interacción Comunitaria (Uabic).

Díaz Barahona explicó que de esta forma la Uady ofrece a los alumnos cuatro oportunidades para no reprobar el semestre, es decir, una de manera regular en el semestre y otras tres para “recursar” la asignatura en los cursos de verano o invierno, de acuerdo con las demandas y fechas establecidas en cada escuela.

Agregó que los cursos tienen criterios de evaluación bien establecidos, de acuerdo a cada asignatura, el cual se implementa desde 2015 con la entrada del sistema de Bachillerato General Universitario (BGU), el cual reestructuró el plan de estudios que se implementaba desde el 2000.

Comentó que con este sistema se ha variado el porcentaje de alumnos que toman los “cursos” en verano o invierno, pues dependen de muchos factores, como la escuela, asignatura y el período semestral.

“Con estas oportunidades, en las que el estudiante vuelve a tomar los cursos, se ha aumentado la permanencia de un grado a otro, que ahora está en alrededor de un 91 por ciento, en promedio, en las tres preparatorias”, precisó. Cuestionada sobre si este sistema no vuelve “conformistas” a los alumnos, la coordinadora expuso que sucede lo contrario, ya que ahora el estudiante no resuelve la asignatura con un examen extraordinario, sino que con actividades y clases intensivas que tienen que sirven de reforzamiento.

“Hemos logrado, con este sistema, aumentar el porcentaje de permanencia de un grado a otro… ocurre de primero a segundo y de segundo al tercer grado, por eso ya no tenemos ingreso a estos grados, ya que ya no nos quedan vacantes, pues los alumnos se quedan con nosotros”, expuso.