19 de Enero de 2019

Mérida

Fríos extremos en Yucatán generados por cambio climático

La temperatura creció 1.5 grados a nivel global, lo que genera el fenómeno

El cambio climático que sufre el planeta hace que se incremente el frío en algunos lugares donde no lo había de forma tan intensa como en Yucatán, donde también aumenta la sensación térmica de calor en épocas cálidas. (Archivo/Sipse)
El cambio climático que sufre el planeta hace que se incremente el frío en algunos lugares donde no lo había de forma tan intensa como en Yucatán, donde también aumenta la sensación térmica de calor en épocas cálidas. (Archivo/Sipse)
Compartir en Facebook Fríos extremos en Yucatán generados por cambio climáticoCompartir en Twiiter Fríos extremos en Yucatán generados por cambio climático

Joel González/MÉRIDA
El aumento global de la temperatura de 1.5 grados Celsius durante diciembre, que provocan los deshielos de las masas polares, influye de manera en que los yucatecos sientan más frío durante esta temporada invernal y que la sensación térmica sea mayor durante las estaciones cálidas, informó el grupo The Climate Reality Project.

Nayeli Hernández Crespo, representante del grupo internacional en Yucatán, explicó que hace unos años se luchaba porque la temperatura no incrementara tres grados; sin embargo, en reciente comunicado enviado por el grupo, le especificaron que la temperatura aumentó 1.5 grados.

Abundó que en el documento se advierte que se debe evitar, a toda costa, que se incremente en cantidad igual, porque si esto sucede las consecuencias pueden ser más graves.

La también presidenta de Voz y Valor Ambiental (Viva) señaló que uno de los retos es socializar el tema de cambio climático, pues lo que se pensaba eran anomalías cíclicas de un tema natural, según los expertos, los extremos en las temperaturas es una consecuencia del cambio climático.

Agregó que las masas de aire polar se desplazan hacia lugares cálidos y el calor se aumenta en los polos; algunas zonas de la Antártida no alcanzan el nivel de cero grados, lo que significa que en las colosales masas de hielo hay ríos internos que no se logran congelar por no alcanzar una temperatura ideal.

La también investigadora del grupo Líderes Ambientales indicó que este desequilibrio hace que se incremente el frío en algunos lugares donde no los había, y calor en regiones inusuales, además se intensifican los fenómenos naturales, como los huracanes y tsunamis.

Detalló que este fenómeno no es algo propio de países nórdicos, en Yucatán esta afectación se vive, pues hay lluvias que no se pueden clasificar como huracanes, pero tampoco son naturales, son “bombas de lluvia” creadas por las altas temperaturas que caen precipitadamente.

Sobre lo que se puede hacer, indicó que según los acuerdos de París, la responsabilidad ha dejado de ser de un comité, para trasladarse a los gobiernos locales, estatales y municipales, los cuales deben tomar acciones y crear estrategias dirigidas a que la sociedad civil tome las riendas a favor del medio ambiente, y en la lucha contra el cambio climático.

Deforestación

Las condiciones particulares de Yucatán hace que la gente hable del aumento de la temperatura, pero la realidad lo que ha incrementado es la sensación térmica, informó la Secretaría de Desarrollo Sustentable.

Este sentir es más una relación de sensaciones térmicas más que del aumento de las temperaturas netas, es el concepto al que la gente se refiere, explicó Sayda Rodríguez Gómez, titular de dicha dependencia.

Detalló que la deforestación y el aumento de pavimento en la ciudad se relaciona con que los yucatecos sientan más frío y calor, pero no es la única razón, “la elevación de la temperatura media a nivel internacional es una realidad del cambio climático, y es uno de los factores que influyen en esa sensación generalizada”.

 

La deforestación y el aumento de pavimento en la ciudad se relaciona con que los yucatecos sientan más frío y calor. (Archivo Sipse)

La funcionaria detalló que la sensación es un componente multifactorial que involucra el incremento de la construcción, ya que se genera mayor distancia entre los puntos arbolados, como en las zonas rurales, específicamente en los macizos forestales, donde se alejan los centros de las zonas densamente arboladas, lo que provoca la llamada “isla de calor”.

“Creemos que si crece la ciudad se modifica la temperatura, pero no necesariamente, ya que se relaciona más con la manera en que se crece y no sólo con la cantidad de construcción, sino cómo ésta se liga a la cantidad de árboles”, apuntó.

Rodríguez Gómez indicó que se debe pensar en los árboles desde dos perspectivas, una es netamente forestal, para que todo lo que se fomente en producción sea asociado a la no deforestación; y segunda, la reconversión de los espacios rurales con cobertura forestal, tener más macizos conservados del ecosistema, lo cual es clave.

El reto será que las ciudades que pretenden desarrollarse crezcan de manera planeada, para eso es muy importante la participación de los ayuntamientos y que fomenten la conservación del arbolado urbano.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios