Van investigadores a milpas del centro y oriente del Estado

Realizan censo para actualizar el padrón de personas que se dedican al campo
|
Desarrolla el CICY estrategias de mejoramiento. (Novedades Yucatán)
Desarrolla el CICY estrategias de mejoramiento. (Novedades Yucatán)

Nalleli Calderón/Mérida
Debido a que la actividad en la milpa maya pasa por una etapa difícil porque cada vez es menor el número de personas que se dedican a ella, investigadores de la Unidad de Recursos Naturales del Centro de investigación Científica de Yucatán (CICY), iniciaron el levantamiento de un censo casa por casa en las comunidades del centro y oriente del Estado.

El investigador del Centro, Javier Mijangos Cortés, precisó que el estudio ayudará a actualizar el padrón de personas que se dedican a esa actividad así como la superficie sembrada y las especies que se cultivan.

“Estamos haciendo un muestreo que sea representativo y nos pueda decir cuánta gente siembra, qué siembra, cuánto siembra, cuánto es de maíz, frijol y calabaza, lo que nos dará una panorama de lo que hay en la actualidad y mejorarlo a futuro porque la cantidad de productores va en decremento”, aseguró.

Precisó que el censo inició en mayo pasado y se espera tenerlo listo a finales del año para que con los datos obtenidos, se desarrollen estrategias para su mejoramiento.

“Lo que queremos es restituir la siembra para que en el futuro o cuando menos en el corto plazo no sea deficitaria la producción de maíz en Yucatán,”, comentó.

Por otro lado, indicó que también se trabaja con las comunidades a nivel social y genético con cultivos de seis especies, una de maíz, dos de frijoles ibes, y tres de calabaza.

Otra parte del proyecto es la recolecta de germoplasma nativo, es decir, los cultivos que tienen los productores para que a futuro se tenga un respaldo vivo de semillas para que en caso de catástrofe como huracanes y sequías, se puedan recuperar los cultivos nativos.

“Vamos de comunidad en comunidad para conseguir o comprar la semilla de su cultivo, por ejemplo en el caso del maíz son 5 kilos, de frijol es 3 kilos y de calabaza 4 kilos, los metemos al banco de germoplasma y los conservamos, aproximadamente tenemos 330 tipos de maíz, frijol y calabaza”, detalló.