|

Llegó el tiempo de quedarnos en casa, de hacer nuestra parte, de mantenernos en asilamiento social, que es la única manera de detener el contagio vertiginoso de este nuevo virus.

Ante esta situación, hemos podido ver una parte egoísta y acumuladora del ser humano que ante la desgracia corre a las tiendas a sobreabastecerse, sin pensar mucho en los demás. Parece que a veces se nos olvida que somos parte de una comunidad y que no hay manera de salvarnos solos.

Pero también hemos visto la otra cara de la moneda. La cara heroica que muchas veces está oculta, pero que ante las grandes desgracias siempre asoma. Vemos diariamente a todas las personas que trabajan en el sector salud y que ante el riesgo deben redoblar esfuerzos y exponerse. Doctores, enfermeras, sanadores, cuidadores. Cientos de profesiones que no pueden darse un respiro y que tienen que seguir trabajando para que la comunidad pueda seguir abasteciéndose, curándose y refugiándose en sus hogares.

Vamos haciendo conciencia cada día más de la importancia de nuestra participación, nos vamos dando cuenta de que no es una exageración. Ya hoy, casi todos conocemos a alguien que ha dado positivo al coronavirus, sabemos con certeza que no es mentira y que nos lo debemos tomar en serio.

Ante esta situación, hay muchas cosas que debemos considerar. Primero, seguir todas las disposiciones de higiene y limpieza que se han comunicado. Asegurarnos de realizar el aislamiento social; si disminuimos la propagación, entonces será posible atender todos los casos que se presenten y se disminuirá la tasa de mortalidad. No automedicarnos y llamar al doctor ante la presencia del primer síntoma.

Otra cosa muy importante es evitar propagar información no verificada, no contribuir a que el miedo y el pánico se apoderen de nosotros y sean nuestros terribles consejeros. Es tiempo para el amor, para la esperanza, para la reflexión, para quedarnos en casa y cuidarnos unos a otros, no dejarnos llevar por el pánico, por la desinformación, y no contribuir en redes sociales a esta lluvia de noticias que nos deja completamente desinformados y confundidos.

Aprovechemos el tiempo en familia. Hagamos nuestra parte: el que pueda quedarse en casa, que se quede, y el que tenga que salir, que tome las precauciones necesarias. Todos somos importantes, y cada acción cuenta, ¡¡A CUIDARNOS!!