Acciones tóxicas que pueden matar tu alma

Aurora Álvarez de Vega: Acciones tóxicas que pueden matar tu alma

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

En ocasiones no nos damos cuenta de que estamos teniendo actitudes toxicas y cuando comenzamos a tenerlas, estas van tomando espacio en nuestras decisiones y van intoxicando todas nuestras acciones. Es importante revisarnos, porque para el momento en que nos damos cuenta de que estamos teniendo acciones tóxicas ya pudimos dañarnos a nosotros mismos o las personas que están cerca de nosotros.

El tener estas actitudes nos aleja de nuestras metas y no nos permite ser quien en realidad queremos ser. Dicen que atraemos lo que somos, por eso si queremos atraer abundancia, serenidad y amor a nuestras vidas debemos de alejarnos de estas actitudes tóxicas.

Hay miles de actitudes que alejan la energía positiva de nuestras vidas. Son actitudes comunes y una vez que las reconocemos es fácil cambiarlas y cambiar nuestra vida. Suena más fácil de lo que es, pero una vez que reconocemos el daño que nos causan vale la pena hacer el esfuerzo. Algunas de estas acritudes se encuentran en la siguiente lista.

Hablar de los demás. Todos lo hacemos en alguna medida, hablamos de nuestros nuevos vecinos, del pariente que se divorcio, de la amiga que subió de peso, de cómo educa a su hijo nuestra prima. Pero cuando hablamos de otras personas mostramos más lo que hay dentro de nosotros que lo que realmente le pasó a la otra persona. Mostramos celos, envidia, inseguridad, dolor y sin querer esto es lo que atraemos a nuestra vida. Por eso cuando hables de otra persona, procura que sea con admiración, con respeto, para que eso sea lo que llega a tu vida de regreso.

La mentira. Es imposible no decir ninguna mentira, aunque sea una mentira blanca o con deseo de hacer el bien. No debemos mentir nunca, aun cuando pensamos que la verdad hiere, la mentira hiere mucho más y hace que las personas pierdan la confianza en nosotros. En ocasiones hasta nosotros perdemos la confianza al utilizar la mentira como herramienta.

Preocuparnos de cosas que aún no han sucedido. Porque perder el tiempo en preocuparnos por cosas que aún no han pasado y que es probable que no sucedan jamás. Por qué decidir que pasarán cosas malas en un futuro que aún no llega. Preocuparnos es normal, pero debemos controlar el sentimiento antes de que la espiral de preocupación se adueñe de nosotros y si vamos a pensar en el futuro hagámoslo de manera optimista y esperanzadora para poder mantener la fe y la esperanza.

Guardar rencores. Esto es tan inútil como pensar que podemos tomarnos nosotros un veneno y esperar que alguien más muera. Realmente las personas que nos rodean no les puede importar menos que nosotros guardemos rencores, con esto solo nos dañamos a nosotros mismos. Al perdonar lo que nos sucedió o lo que nos hicieron, estamos liberando realmente nuestro espíritu.

Los celos. Muchas de las personas que nos rodean tienen cosas que nosotros quisiéramos tener, una casa muy linda, un marido perfecto, unos hijos bien portados, un cuerpo maravilloso. Sentir celos es normal, primero hay que agradecer lo que nosotros tenemos, y que seguramente alguien nos envidia, y después hay que usar este sentimiento como motor y motivación para lograr cosas mejores. Abracemos nuestras propias bendiciones.

El pasado ya lo vivimos, ya estuvimos ahí. Lo que hoy somos es resultado de las decisiones que tomamos. Lo hecho, hecho está, y cuanto más pronto hagamos las paces con nuestro pasado y las decisiones que tomamos mejor podremos concentrarnos en el aquí y en el ahora y lograr la felicidad y la serenidad.

Amate a ti mismo, fíjate bien cómo hablas de ti porque quien escucha puede creerte (inclusive tú mismo). Sé gentil y ten compasión de ti mismo, habla y háblate a ti mismo siempre con palabras amables y con optimismo, eres alguien increíble, maravilloso y todavía puedes convertirte en alguien mejor.

Sé optimista. Cosas malas les pasan a todas las personas, a veces creemos que a nosotros nos pasan más, pero si te acostumbras a ver el lado positivo de lo que te sucede, a encontrar el aprendizaje en las experiencias que te toca vivir, veras como tu vida cambia.

Esta lista cubre muchas de las cosas que hacemos a diario y que pueden considerarse toxicas, cuando las reconozcas en tu vida trabaja en cambiarlas. Es un hábito que tienes que lograr, no lo harás en un solo día ni de golpe, pero si comienzas a cambiarlas veras que cosas buenas llega a tu vida y que estás trabajando en convertirte en una persona mejor, más feliz y más sana.

Cargando siguiente noticia