15 de Septiembre de 2019

Opinion

Hermes, el mensajero de los dioses

El poder de la pluma

Compartir en Facebook Hermes, el mensajero de los diosesCompartir en Twiiter Hermes, el mensajero de los dioses

Según Robina Fox, Zeus mantenía relaciones amorosas con Maya, una de las siete estrellas de las Pléyades, que formaban una constelación en el cielo y que eran muy útiles para los navegantes. La pareja se ocultaba en una caverna del monte Killene. De aquella unión nació Hermes, que significa mensajero. Zeus le otorgó a su hijo unas pequeñas alas en los pies y en un casco que siempre traía puesto para que sea el veloz emisario.

Hermes, a quien también se le conoció como el dios de la elocuencia, del comercio y de los ladrones, era muy ingenioso, pues tenía la capacidad de disfrazar la verdad sin caer en una mentira.

Además, este dios se convirtió en un conductor de las almas en su viaje al mundo subterráneo de los muertos y también contaba con la capacidad de devolverlas a la tierra cuando aquéllas eran invocadas por alguien.

Hermes fue un dios muy precoz, pues el mismo día de su nacimiento inventó la lira, construyéndola con el caparazón de una tortuga, y robó cincuenta vacas del ganado de Apolo. Inmediatamente después, descubrió el fuego utilizando unos trozos de madera. Hizo una hoguera en la que, en honor a los dioses, sacrificó a dos animales de los que había robado. Después de hacerlo, volvió a su cuna como si nada hubiera pasado.

Apolo, por ser un dios, conocía la identidad del ladrón de su ganado. Pero, como Hermes se negaba a aceptar la acusación que Apolo le hacía, tuvieron que recurrir a Zeus para resolver el conflicto. A pesar de que el dios se encontraba orgulloso por la astucia de su nuevo hijo, tuvo que obligarlo a devolver los animales a su hermano.

Pero en el ganado faltaban dos bueyes que él había sacrificado y, para evitar el enojo de Apolo, tocó su lira alegremente y, al terminar, se la obsequió a dicho dios, que también era músico. Éste aceptó gustoso el regalo. En correspondencia Apolo dio a su hermano su látigo, hecho con un rayo de sol, y le encargó que se ocupara de las vacas. A partir de este singular intercambio, comenzó una larga amistad entre los dos.

El joven Hermes también utilizaba su astucia en el amor y gracias a ella tuvo muchos romances con distintas mujeres. Vivió una apasionada relación con la bella Afrodita y de esta unión nació Hermafrodito, ser dotado con los dos sexos. Zeus solía encargarle a Hermes las misiones más desagradables. Una de ellas fue llevar a Lara, bella pero indiscreta ninfa, al infierno, pues ésta lo había molestado con un chisme.

Hermes se enamoró de Lara y en lugar de cumplir con su encomienda, se unió en matrimonio con ella y de esta amorosa relación nacieron los Lares, genios buenos que protegían todas las casas y familias.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name