|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

El pasado 16 de julio Rogelio Ramírez de la O asumió la titularidad de la Secretaría de Hacienda —egresado de la carrera de economía en la UNAM—, destaca por su trayectoria profesional en el ámbito de la consultoría económica y financiera al sector privado y por su crítica a las políticas económicas de los gobiernos surgidos desde 1988, en este sentido sobresale su previsión a la crisis financiera y económica denominada “efecto tequila”, de 1994, el rescate bancario y sus correspondientes consecuencias fiscales. Desde otra óptica, el nombramiento, podría explicarse, por la relativa escasez dada en México de una reflexión teórica original, sobre los asuntos correspondientes al neodesarrollismo desde la vertiente de la demanda efectiva.

Otra información relevante es su linaje académico, Ramírez de la O es postgraduado de la Universidad de Cambrige, esta institución académica fue la que parió a John Maynard Keynes, y sus conceptos económicos fueron los que sacaron al mundo de la crisis, después de la gran depresión, precisamente con políticas de estímulo a la demanda efectiva. A finales de la II Guerra Mundial, entre el 1 y el 22 de julio de 1944 en Nueva Hampshire, Estados Unidos, se llevó a cabo la conferencia de Bretton Woods para configurar el Sistema Monetario Internacional de postguerra, a la que asistió Keynes siempre acompañado por el también economista británico, Redvers Opie,—traductor del libro The theory of economic development: an inquiry in to profits, capital, credit, interest, and the business cycle, obra de Joseph A Schumpeter, generador de una corriente de pensamiento económica diferente a la de Keynes, su aportación predice la destrucción del capitalismo motivada por la competencia salvaje entre los agentes económicos sobrevivientes de cada ciclo económico— quien años después emigró a México y fundó la consultora “Economic Analysis for Company Planning”, que posteriormente fue dirigida por el ahora nombrado secretario de Hacienda y Crédito Público.

En su discurso de asunción Ramírez de la O dejó claro cuáles serán sus prioridades: “mantener finanzas públicas sanas y no recurrir al endeudamiento”, asimismo aseveró que se involucrará “en las cuentas del sector energético y en potenciar la banca de desarrollo”, lo que se traduce en I) continuar con la política de austeridad y restricción presupuestaria, lo que nos deja como cabús de los resultados del consumo de la economía estadounidense, II) sujetarse a los precios actuales del petróleo para soportar los programas sociales y III) lo novedoso sería el involucramiento de la banca de desarrollo. Sin embargo, el Banco del Bienestar también es parte de esta denominación y existe la posibilidad que la referencia sea respecto a los programas de créditos a las tienditas de la esquina y otras formas de dispersión de recursos.

En mi opinión, el nuevo secretario debería centrarse en implementar una verdadera reforma fiscal que considere los principios de A) progresividad real en todos sus impuestos, B) gravar las herencias y donativos como impuestos locales y C) transparencia fiscal plena; lo que, al parecer, no sucederá por la consulta de revocación del mandato del próximo año.

Cargando siguiente noticia