|

Después de dos muertes causadas por Covid-19 en Italia, el sábado 23 de febrero la agencia de noticias EFE daba a conocer: “El ejecutivo italiano (Giuseppe Conte) aprobó medidas extraordinarias para contener la difusión de los casos de coronavirus en el norte del país, como la prohibición de entrada y salida en 11 localidades”. Casi un mes después, el domingo 22 de marzo la prensa decía, “según cifras oficiales anunciadas, la cifra total de muertos en el país europeo ha llegado a 5,476”.

Siempre en Europa y ante los casos de coronavirus que se presentaban en Alemania, la primer ministro Ángela Merkel señalaba que la situación es seria. ¿Cuál es la gran diferencia entre Italia y Alemania? Hasta el sábado 21 marzo, los alemanes habían confirmado 20,705 casos de Covid-19, la diferencia es que solamente habían tenido 71 muertos, ante los más de 5,000 fallecimientos que había registrado Italia.

¿Qué hizo Alemania para tener bajas cifras de muertes y que dejó de hacer Italia? Una de las claves de la baja mortandad en Alemania podría ser la identificación temprana de los portadores de virus, lo que frena la expansión de la enfermedad; Italia tomó medidas drásticas cuando ya se habían presentado los fallecimientos.

En México, el director general del Centro de Programas Preventivos de Control de Enfermedades, Ruy López, daba a conocer el 18 de marzo que en el país había 93 casos de Covid-19 y que estábamos en la fase 1 de 3 ante la pandemia del coronavirus. También daba a conocer las siguientes estimaciones para las etapas posteriores: 250 mil personas en México presentarán la enfermedad, de este número el 70% buscará atención médica, es decir, 175,459 personas; un 80% recibirá tratamiento ambulatorio, el 14% requerirá hospitalización sin necesidad de entrar a terapia intensiva, pero un 6% tendrá que permanecer en ese tipo de terapia. 10,528 personas tendrán síntomas graves debido a que formarían parte de la población en riesgo, es decir adultos mayores, personas con diabetes, neumonía, VIH, leucemia, entre otros.

El subsecretario de salud Hugo López-Gatell recordó que la pandemia del Covid-19 podría durar 12 semanas, que los picos de la enfermedad estarían presentándose a finales de abril; el gobierno federal presentó al personaje “Susana Distancia”, una heroína que busca combatir el contagio. Nada más que el presidente Andrés Manuel López Obrador sigue teniendo contacto con los ciudadanos en eventos públicos.

Quizá su discurso a favor de los abrazos le dará resultados a AMLO hasta que sus mismos seguidores empiecen a padecer los estragos de esta pandemia y se encuentren con la realidad, no la del presidente, sino la del ciudadano.