25 de Agosto de 2019

Opinion

El síndrome del recomendado

El poder de la pluma

Compartir en Facebook El síndrome del recomendadoCompartir en Twiiter El síndrome del recomendado

Sin duda,muchas de las observaciones o quejas de los que acuden a recibir atención en hospitales institucionales es porque perciben un trato inequitativo entre la multitud de dolientes en un área específica. La sobreatención o privilegios que se le brindan a los recomendados son el resultado de alguna “llamada de arriba”, por lo que se multiplican y aceleran los procesos establecidos. Más de un médico ha sido reprendido por no acatar las órdenes superiores de ingresar a quien apenas está llegando aunque haya otros que llevan horas o días de espera. Inexplicable en un sistema de servicio de salud social, pero la respuesta que dan es que “así son las cosas” (?).

Desafortunadamente, esta sobreatención por presión superior, en lugar de beneficiar, muchas veces resulta contraproducente. El “síndrome del recomendado” se manifiesta como la aparición de imprevistos y de complicaciones no habituales en pacientes con los que se pretende desarrollar una atención más esmerada.

El “síndrome del recomendado” es la consecuencia de muchas buenas intenciones que, de manera involuntaria, se acompañan de una actuación poco acertada. Por desgracia que los buenos deseos no siempre vengan acompañados de buenos resultados se debe a que los medios que se emplean tal vez no sean los más adecuados. Se proponen algunas causas que pueden favorecer a que se manifieste este fenómeno particular. Todas ellas provienen de un origen común: ante estos pacientes se pierde la costumbre y la mecánica de lo establecido con base en guías de práctica clínica, entendiéndose que en ellos seguir el procedimiento habitual representa una agresión o violación a las expectativas de la inmediatez, situación entendible en las instituciones privadas con un volumen de asistencia apenas perceptible, si lo comparamos con los sistemas gubernamentales de salud de cualquier país.

Dentro de los escenarios que se presentan por esta sobreatención y exclusividad encontramos el exceso de estudios, la omisión del protocolo básico con bioquímicos elementales, ausencia de líneas de actuación y liderazgo de los integrantes del servicio de atención, desorden en el empleo de recursos, mala calidad del registro de datos y sobretratamiento o yatrogenia entre varios.

En resumen, el “síndrome del recomendado” se podría definir como la aparición de complicaciones no habituales y de imprevistos, muchos de ellos difíciles de explicar en pacientes concretos, en los que la intención es llevar a cabo una atención más esmerada y personalizada, ya que son personas de mayor renombre o han sido recomendados por motivos de posición social, fama, parentesco, etc. Sin duda esta recopilación de la literatura médica al respecto corresponde a otros países. En México no tenemos registros de publicaciones que hablen sobre el particular.

En una próxima entrega, la lógica de las cifras en salud.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name