25 de Marzo de 2019

Opinion

Un recorrido por el Puuc para observar bóvedas

El poder de la pluma

Compartir en Facebook Un recorrido por el Puuc para observar bóvedasCompartir en Twiiter Un recorrido por el Puuc para observar bóvedas

La semana que recién concluyó realizamos por la región Puuc un recorrido más de los muchos que hemos realizado como parte de nuestra labor cotidiana. Este recorrido, sin embargo, fue con la finalidad específica de observar un detalle de la infinidad que guarda la magnífica arquitectura que caracteriza a esta región.

No basta una sola visita para contemplar aspectos decorativos, formas, signos, tonalidad de piedra, acabados de los arreglos arquitectónicos y, sobre todo, lo que muchos especialistas llaman sistemas constructivos, pero que no llegan a observar y definir del todo en la arquitectura maya.

En la arquitectura maya se reflejan estilos regionales, formas específicas de construcciones y diferentes maneras de construir, todo lo cual depende mucho de la materia prima con la que se cuenta y que se transforma para emplear en la fabricación.

Un ejemplo de ello es la bóveda de los edificios prehispánicos. Podríamos pensar que todas se construyeron de la misma forma, pero no, si observamos una bóveda parcialmente desplomada descubriremos unas piedras careadas en un solo lado con una espiga de diverso tamaño.

En algunos edificios hay espiga larga que se empotra en el núcleo de la construcción. Otras piedras de la bóveda tienen forma de “bota”, ésta tiene diferente corte. Botas con espiga corta, con espiga larga, botas grandes, botas de mediano tamaño y botas chicas. Otras edificaciones más antiguas, como las de Oxkintok, tienen bóvedas logradas con piezas de lajas sobrepuestas y unas más burdas que forman las bóvedas que le llaman de “escalera invertida”.

Para la construccion de la bóveda se utilizan materiales que en maya yucateco conservan aún la terminología de los antiguos arquitectos, como xekta’an, mortero a base de cal para afianzar piedras; tunich, piedras delgadas, planas o lajas; bol tunich, piezas amorfas o piedras redondeadas, y cheh tunich, cuñas.

En las bóvedas mayas, dependiendo del estilo y la temporalidad, observamos la predominancia del uso de algunos de estos tipos de piedra, lo que marca la diferencia de los procesos constructivos que sirven de herramienta para entender el desarrollo tecnológico en la edificación de esos enormes templos y palacios que caracterizan sobre todo a la región del Puuc.

Durante su próxima visita a la zona Puuc, entre otros aspectos que se deben contemplar está precisamente la variedad y la maestría que se refleja en las edificaciones y sobre todo en las bóvedas, ya que no todas las piedras en estas edificaciones son iguales.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name