18 de Julio de 2019

Opinion

Buenas y malas experiencias en Uxmal

El poder de la pluma

Compartir en Facebook Buenas y malas experiencias en UxmalCompartir en Twiiter Buenas y malas experiencias en Uxmal

Estamos iniciando un periodo vacacional, esto propicia el aumento de los visitantes a las zonas arqueológicas y en Yucatán este aumento genera una derrama económica de gran importancia.
También hay que decir que esta mayor afluencia tiene sus implicaciones de manera positiva para el estado por el alza de los ingresos, aunque, por otro lado, genera una situación perjudicial por la actitud del visitante y también negativa por el descuido de sus obligaciones del personal de vigilancia del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Durante el transcurso de la semana recién concluida ocurrieron algunos incidentes en la zona arqueológica de Uxmal que vale la pena comentar:

El primer caso fue la denuncia de una familia que sorprendió a otro visitante brincando un delimitador para sentarse sobre un mascarón del dios de la lluvia, Chac, para tomarse la fotografía. Intervino el jefe de seguridad y se sancionó al visitante transgresor.

El segundo caso fue la queja de otro visitante que encontró basura, excremento y toallas femeninas en el interior de un cuarto. Nuevamente el jefe de seguridad intervino para resolver este problema.

El tercer caso fue de un visitante que sacó su drone y lo puso en funcionamiento tomando fotografías y grabando video en la zona. Nuevamente el personal de seguridad intervino para que bajara el artefacto porque pone en peligro a los visitantes y al patrimonio.

Para cerrar el viernes, en la Gran Pirámide, entre un grupo de turistas de una agencia de viajes salieron dos jóvenes y extendieron una manta de cuatro metros de largo en el edificio, en la que uno de ellos le pide a una muchacha que sea su novia. Nuevamente los trabajadores del Proyecto de Operación intervinimos para que se retirara la romántica demanda.

De ninguna de estas irregularidades se enteraron los custodios del INAH supuestamente encargados de la vigilancia. Se ha propiciado de mala manera el empoderamiento y control de las zonas arqueológicas por parte de este personal. Cuando se les pide cumplir con los horarios y en el trabajo, la reacción es solicitar la renuncia de las autoridades encargadas del cuidado de la cultura maya.

Esperaría un mayor compromiso de los trabajadores y generar la movilidad de los empleados para romper con la rutina y propiciar un mayor interés por cumplir sus obligaciones.

Por otro lado, esperamos que los visitantes sean más responsables durante su visita, ya que el cuidado del patrimonio es responsabilidad de todos, más a partir de que Uxmal y la Ruta Puuc fueron declarados, en 1996, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name