Nicolás Moguel, maestro universitario de oro

José Ramón Pérez Herrera: Nicolás Moguel, maestro universitario de oro.

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia por Telegram
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia por Telegram

A lo largo de sus primeros cien años, la Universidad ha contado con docentes profesionales y comprometidos con la formación educativa de sus estudiantes, desde los de bachillerato hasta los de las carreras profesionales. Uno de estos catedráticos fue el abogado Nicolás Moguel, quien fuera profesor de las asignaturas de Historia en el Instituto Literario del Estado entre finales del siglo XIX y del XX.

En 1927 el “Círculo de Estudiantes Preparatorianos de Yucatán” y el Consejo Universitario de la Universidad Nacional del Sureste rindieron un sentido homenaje al Lic. Nicolás Moguel con motivo de sus bodas de oro como catedrático de Historia del Instituto Literario del Estado. Las primeras materias que impartió en el Instituto a finales del siglo XIX fueron: Historia Patria y Cronología, Historia Antigua, Historia Romana y Media, e Historia Moderna de América. Su labor educativa la mantuvo durante cincuenta años, lo que le valió el reconocimiento de todos los universitarios y de la sociedad de aquella época.

Los festejos iniciaron con una serenata, la entrega de una medalla de oro y la recitación de una composición poética a cargo de Humberto Lara y Lara, en ese entonces estudiante de la preparatoria. El patio del vetusto edificio del Instituto fue el espacio en la que se efectuó la ceremonia presidida por el rector Gonzalo Pat y Valle, a la que asistió el gobernador Álvaro Torre Díaz y demás personalidades universitarias. En dicho acto, Monreal Baquedano, en representación del Consejo Universitario, entregó un diploma en el que se reconoció la larga trayectoria del profesor Nicolás Moguel. Los festejos cerraron con las felicitaciones de sus estudiantes y un gran baile.

El profesor Nicolás Moguel es un claro ejemplo del compromiso que cientos de maestras y maestros han tenido en el pasado y que en la actualidad muchos expresamos en la formación de nuestros estudiantes. En estos días, en los que se celebra el Día de la Maestra y del Maestro resulta conveniente recordar ua na de las figuras docentes más trascendentales que han dado vida a nuestra Alma Máter.

En este marco, es justo reconocer la gran labor que realizan las y los docentes desde sus diferentes trincheras, pero también resulta un momento propicio para que, quienes nos dedicamos a esta noble labor, reflexionemos sobre la alta responsabilidad que tiene nuestro papel en la sociedad, especialmente, en la vida de nuestros estudiantes y, en general, de nuestro andar en los intricados caminos de esta hermosa ocupación.

El papel de las y de los docentes ha de ser reconocido como pieza angular en el desarrollo y el crecimiento de nuestra sociedad. En este punto, recojo las palabras del gran pedagogo brasileño Paulo Freire: “cuando más pienso en la práctica educativa y reconozco la responsabilidad que ella nos exige, más me convenzo de nuestro deber de luchar para que ella sea realmente respetada”. Este reconocimiento ha de nacer en la soporífera administración educativa, así como en todos los estratos de nuestra sociedad.

Lo más leído

skeleton





skeleton