19 de Noviembre de 2019

Opinion

Las potencialidades humanas

El poder de la pluma

Compartir en Facebook Las potencialidades humanasCompartir en Twiiter Las potencialidades humanas

Lo que está detrás de nosotros y lo que está delante son diminutas cosas comparadas con lo que está dentro de nosotros.- Ralph Waldo Emerson, filósofo, escritor

Para desarrollar el potencial humano que tenemos hay que reconocer los impulsos creadores que están en nuestro interior y que muestran la sensibilidad que pugna por expresarse.

El enemigo más grande de nuestro poder creador es el conformismo, esto es, quedarse satisfechos con menos de lo que somos capaces de hacer y lograr. Las personas que se aceptan a sí mismas están dispuestas a expresar sus características, sentimientos e ideas que muestran su singularidad sin miedo y a pesar de lo que otros piensan. La “buena suerte” le llega a los que se dedican a su misión, ejemplo: ¿tendré la “suerte” de encontrar el trabajo de mis sueños si paso el tiempo en el sillón mirando la tv?, por supuesto que no. En cambio, si vamos en busca de oportunidades, tocando puertas y estableciendo relaciones con personas que trabajan en el área de nuestro interés, es muy probable que la oportunidad de trabajo acorde con nuestra preparación e interés se dé y no será por casualidad o “buena suerte” sino por el esfuerzo inteligente y la energía perseverante que le dediquemos.

Hay que pensar positivamente y con fe para lograr lo que se quiere. Tener una visión clara y específica nos dará la fuerza y persistencia para llegar a la meta anhelada. La fortaleza, ante los intentos fallidos nos anima a no desalentarnos y analizar, razonar, descubrir y aprender de la falla pensando que ya estamos más cerca de la meta, puesto que esa experiencia nos hace intentar de otra manera que puede ser la correcta, ya que los errores son oportunidades para aprender.

Es necesaria la humildad y la buena voluntad para repensar y replantear otras maneras de acción. Permite encontrar alternativas creativas y novedosas. Concretar los sueños que valen la pena lleva tiempo. La paciencia, sin perder el paso, es esencial, pues correr en lugar de caminar no garantiza llegar a la meta. Necesitamos conservar el aliento para llegar porque se ha decidido invertir la vida en lo que sí es importante, dedicando el esfuerzo a cultivar el intelecto, a encauzar las emociones y revisar los sentimientos para eliminar lo negativo e impulsar lo noble y positivo.

Recordemos que el miedo es un estado mental, el valor también lo es. Cada quien elige. El valor nos orienta de forma natural a realizar cosas correctas, de la manera correcta, por las razones correctas y convierte los “fracasos” en crecimiento y predispone al éxito. Podemos hacer que las cosas sucedan y no esperar a que pasen para entonces actuar. Ser personas de acción es el secreto para llegar a la meta.
¡Ánimo!, hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name