08 de Diciembre de 2019

Opinion

La piedra filosofal de la vida

El poder de la pluma

Compartir en Facebook La piedra filosofal de la vidaCompartir en Twiiter La piedra filosofal de la vida

Libertad, amor y complementariedad componen la piedra filosofal buscada por la alquimia.- Constancio C. Vigil, escritor

Al mejorar el autoconcepto, la autoimagen, la autovaloración, la propia estima y nuestras acciones da como resultado ideas y propósitos personales internos que se materializan en nuestra vida y construyen un mundo mejor. Es el dinamismo personal y continuo del “yo, conmigo” y el “yo, contigo” en circunstancias y situaciones concretas en el día a día.

En nuestro mundo interior se encuentran tres vertientes que nos equilibran: el proceso de LA LIBERTAD, del AMOR y de la COMPLEMENTARIEDAD que revelan y conducen al YO verdadero, a nuestra esencia.

LA LIBERTAD es una propiedad del ser. Se identifica con nosotros mismos. Es facultad de la voluntad que integra nuestros pensamientos y sentimientos y elige nuestra actitud frente a acontecimientos y situaciones que NO determinan nuestra libertad, pero sí ponen en juego mente y corazón para elegir la actitud, la postura que más nos convenga. No es Dios quien define el destino, sino la libertad personal para elegir nuestros actos.

Para este proceso hay que conjugar cinco verbos: discernir, elegir, responder, asumir y disfrutar y/o padecer. Es un esfuerzo continuo de libertad el proceso de madurez y aprendizaje que nos hace más personas. Es sabio preguntarse, en las adversidades ¿para qué está pasando esto?; es perder el tiempo preguntarse, por qué. El proceso de libertad implica dominio sobre sí mismo porque al elegir se asume la responsabilidad de la elección personal.

Respecto al AMOR que se experimenta por dentro y provoca en nosotros la necesidad de amar a otro, a otros, fuera de nosotros mismos, debe cultivarse conservando una buena relación que se logra con: comunicación honesta y respetuosa que mejora el mutuo conocimiento para que se mantenga fluyendo el amor, ya que, cuando se rompe la comunicación, el amor se enfría hasta desaparecer. El amor se distingue por la lealtad, la fidelidad, la solidaridad; compromisos constantes, irreversibles y progresivos; la comprensión, ya que puedo no entenderte pero siempre podré comprender tu unicidad tan diferente a la mía, para seguir amándote.

La COMPLEMENTARIEDAD es un proceso en el que la palabra clave es “diferencia” que supone tanto la aceptación de uno mismo con sus posibilidades y carencias, como permitir ser complementado por los otros. Es una realidad en la vida del ser humano que no se acaba de vivir hasta el último momento de su existencia. Hablar de esto es fácil, vivirlo es un reto y un esfuerzo diario.

La vida en LIBERTAD, AMOR y COMPLEMENTARIEDAD es ¡maravillosa!

¡Ánimo!, hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name