|

En los hogares tenemos que hacer nuestro plan de contingencia familiar, cuyo fin principal es que los habitantes de la casa queden seguros y protegidos y a la vez cuidar la infraestructura doméstica ante la llegada de un ciclón tropical. En este plan lo primero que tenemos que preguntarnos es si nuestra casa es segura. Si la respuesta es negativa, entonces ubicar el albergue más cercano y la forma más fácil de trasladarse a él; en esta parte es necesario llevar en una bolsa de nailon los documentos más importantes. No se pueden llevar mascotas ni animales domésticos, que se resguardarán en las casas o se dejarán encargados a algún familiar o amigo.

Si la casa es segura, entonces ubicar el mejor sitio para pasar el huracán; este espacio debe reunir ciertas condiciones, como son menos ventanas y que sean seguras, suficiente lugar para que los habitantes de la casa pasen ahí el meteoro; comida, agua, lámparas de pilas, pilas de reserva, colchas o hamacas para descansar y radio de pilas.

El jefe o jefa de la familia deberá realizar una reunión con todos los que habiten en la casa y repartir las actividades a realizar para que en caso de que haya una amenaza real de un ciclón tropical se sepa qué hacer; estas actividades son: quién se encargará de conseguir suficiente agua para tomar (dos litros por persona para 5 días); guardar los documentos importantes en bolsas de nailon y tenerlos consigo en el cuarto que servirá de refugio; poner a resguardo los animales domésticos y mascotas; amarrar la tapa del tinaco, ver que esté lleno hasta el tope para que tenga peso, sobre todo si es de rotoplás, y asegurarlo a su base; podar los árboles que puedan ser un peligro para la infraestructura de la casa (esta actividad se recomienda realizarla apenas comience la temporada consiguiendo las herramientas que se utilizarán como son machetes, coas o hachas); impermeabilizar los techos, limpiar los desagües, asegurar las láminas que se encuentren flojas o sueltas incluyendo las ventanas y puertas que den al exterior; tapar con bolsas de nailon y desconectar artículos eléctricos como televisores, modulares, etc.

También asegurar los tanques de gas (de preferencia que se encuentren llenos) y cerrar la llave del gas; asegurar los objetos que se encuentren en los patios y terrazas que puedan volverse proyectiles; llenar los tanques de los automóviles con gasolina y checar que estén mecánicamente en buenas condiciones para el caso de poder usarlos en una emergencia; conseguir el material con que se van a proteger las ventanas; comprar víveres y despensa; conseguir pilas, cargadores portátiles y de batería de celulares; si es posible comprar una planta eléctrica, y conseguir un radio de baterías. Si tenemos parientes de la tercera edad que vivan solos definir quién se va a encargar de realizar los preparativos en sus casas o los llevará a la casa de ustedes.

Todo esto deberá ser planeado con los integrantes de la familia. Lo importante es la cooperación de todos.