|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Los modelos de predicción de ciclones tropicales nos indican que en las próximas tres semanas será la parte más activa de la fase más intensa de la temporada de esos fenómenos. En esta etapa veremos vigorosas ondas tropicales saliendo del continente africano con alto grado de alcanzar, una vez que estén en el océano Atlántico, potencial de desarrollarse a ciclón tropical. En este caso hay que recordar que los meteoros de este tipo que han llegado a afectar a la península de Yucatán siempre han sido los de tipo Cabo Verde porque se han formado precisamente junto a las islas de ese nombre en el este del océano Atlántico y junto al continente africano.

Hay que prestar mucha atención cuando una de estas vigorosas ondas tropicales logre desarrollarse junto a las islas de Cabo Verde a ciclón tropical, ya sea como depresión o tormenta y peor aún si alcanza la categoría de huracán y toma rumbo hacia el oeste y luego al oeste-noroeste, al mar Caribe; también en esta etapa tendremos la formación de algún ciclón tropical en el centro del océano Atlántico o cercano a las islas caribeñas y si este sistema ingresa al mar Caribe será una potencial amenaza para la península, sobre todo si entra por el centro del Arco de las Antillas Menores y se dirige al centro del Caribe. La isla de Jamaica siempre ha sido un punto estratégico para saber si un ciclón tropical tiene posibilidades de dirigirse hacia la península de Yucatán y les voy a explicar por qué:

Jamaica se encuentra a 40 horas de la península de Yucatán a una velocidad promedio de 22 km por hora; si el ciclón tropical cruza por encima de esa isla o un poco al sur, lo más probable es que impacte a la península, si pasa muy al sur de Jamaica seguramente impactará a Belice y con poca probabilidad a la península de Yucatán en su parte sur. Si el ciclón tropical pasa al norte de Jamaica es casi un hecho que se dirija al Canal de Yucatán o al oeste de Cuba y con poca probabilidad de impacto a las partes norte y noreste de la península.

Claro que algunas veces esta regla no se cumple, por eso cuando esos fenómenos pasan por la isla de Jamaica la población de la península deberá estar muy pendiente de la trayectoria y desarrollo del ciclón tropical, máxime si pasa al norte o muy al sur de esa nación. La excepción a esto fue el huracán Isidore, de triste recuerdo para Yucatán, ya que pasó al norte de Jamaica y eso indicaba que no venía hacia nosotros, pero factores ambientales lo enviaron a esta zona.

En esta etapa crítica esperamos mucha actividad y habrá muchas amenazas seguramente para nosotros, como nunca había sucedido, que nos mantendrán al pendiente del desarrollo de la temporada de ciclones tropicales, sobre todo porque la alta presión de Afores estará intensa y mandará todo lo que se forme en el Atlántico hacia el oeste y noroeste con rumbo al mar Caribe o hacia la costa atlántica de Estados Unidos.

Cargando siguiente noticia