21 de Julio de 2019

Opinion

¡Sobrante!

El poder de la pluma

Compartir en Facebook ¡Sobrante!Compartir en Twiiter ¡Sobrante!

La Columna Viernes Cultural termina la lectura del reporte periodístico de la VI Cumbre Empresarial de la Alianza del Pacífico, conformada por México, Chile, Colombia y Perú, en la que uno de los líderes señaló: “La región necesita menos filósofos, menos psicólogos, menos abogados y más técnicos”, recomendando que “el sector privado tiene que acercarse a la universidad para que forme a personas con conocimientos aplicables a las empresas”.

En eso se asomó El Transcriptor, con sus códigos, leyes, reglamentos, acuerdos y demás parafernalia jurídica, y aquélla le dice: “A un lado, a un lado, D. Joven, usted estorba, usted sobra, por ser un ilustre abogadito, a un lado”, y lo empuja, casi violentamente, del sofá en donde ella bebe su espresso doble, servido en taza de porcelana china, de las dinastías de Shang y Zhou.

Lee esto, entérate, y le arrima el periódico, cuyo titular destaca: “Sobran filósofos, psicólogos y abogados”. Tú ya eres “shengnu”, y le explica, según una antigua información periodística: “En el Día de la Mujer 2013, en Pekín, se informó que el calificativo fue acuñado y divulgado por los medios oficiales en una campaña para presionar a las mujeres a casarse. Si una mujer china sigue soltera a partir de los 28 años, recibirá el apelativo de “shengnu” (“mujer sobrante” en mandarín), un término acuñado y divulgado por los medios oficiales que impone una palpable presión entre la población femenina”.

Además, sigue con la letanía en contra del abrumado prócer de los viernes: Lo dijo Tomás Moro, los abogados son como “chusma inútil y picapleitos de profesión”; y el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa: son “detestados urdidores de enredos”; y como sentenció el escritor Matthew Pearl, en su novela “El Club Dante”: “Un abogado nunca llegará a ser un gran hombre”.

Y, como dijo el maestro y abogado José Campillo Sáinz, en una conferencia a estudiantes de Derecho, en 1996: a los abogados se nos dice “trapisondistas, picapleitos, capaces de defender el pro y el contra, y algunos nos han llamado chupatintas y hasta cagatintas”. Para tratar con ustedes, y como apuntó la “Guía de Perplejos” de Carlos Martínez Vázquez, se requieren “seis montones: uno de papeles, dos de paciencia y tres de dinero”. Lo precisó también el escritor José Manuel Fajardo, en su novela “El Converso”: “El hombre sabio es el que no tiene trato con la justicia ni aun cuando tiene la razón de su lado, que son jueces y abogados peor que buitres y han de sacar tajada de todas partes”.

Con esto finalizo mi sentencia, que es definitiva e inapelable, estás notificado, ¡sobrante!

El Transcriptor no pudo decir ni pío, y razona legalmente y exclama: Ahhhh, es que hoy es Día del Abogado, ya entendí la “argumentación jurídica” de mi querida de los viernes, lo hizo para felicitarme y adularme, se nota cuánto me adora y me quiere, ¿verdad?

De nada… Saludos…

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name