14 de Noviembre de 2019

Opinion

"Cuba, que linda es Cuba..."

El Poder de la pluma

Compartir en Facebook "Cuba, que linda es Cuba..."Compartir en Twiiter "Cuba, que linda es Cuba..."

“Cuba, qué linda es Cuba, quien la defiende la quiere más… Un Fidel, que vibra en la montaña, un rubí, cinco franjas y una estrella…”, es posible que así cantando hayan viajado a Cuba el gobernador del estado y el alcalde de Mérida, aunque cada uno por su lado, para asistir a la Feria Internacional de La Habana 2019 y para “estrechar los lazos comerciales con Cuba”, asegura un boletín palaciego de prensa.

La Columna Viernes Cultural y El Transcriptor recuerdan que el primero –viajero frecuente- ha emprendido varias giras al extranjero: Cuba, Puerto Rico, Corea, Japón, Polonia, España, Francia, Alemania, Estados Unidos, y vuelta a España, y ahora segunda ronda a la Patria de José Martí.

A La Habana viajó acompañado por el secretario y subsecretario de Fomento Económico y Trabajo, no asistió la secretaria de Fomento Turístico, no estaba disponible, ya que se encontraba, aseguran, en Londres, participando en el World Travel Market, acompañada de su cocinero favorito.

El Transcriptor comenta que mientras degustaba el té de las cinco, siguiendo la costumbre británica, a lo mejor analizaba la situación de una de sus empresas predilectas (y otras broncas), según se dice, ya que el gobierno estatal canceló todos sus contratos, y pidió a la Contraloría revisar las operaciones contractuales con esa sociedad con fines de lucro.

Desvarías, querido, amonesta La Columna Viernes Cultural, no estamos hablando de Londres ni de su tradición de consumo de la infusión de las hojas de la planta de Camellia sinensis, sino de La Habana, tierra de Nicolás Guillén, Alicia Alonso, Leonardo Padura.

Oh, sí, exclama el también prócer de los viernes, y agrega: La Habana cumple en este 2019, 500 años de su fundación, a cargo del explorador español Diego Velázquez de Cuéllar, el 16 de noviembre de 1519. Lo celebrará bajo el lema “Por La Habana, lo más grande”. Esto podría motivar otro viaje a la Isla.

Un turista visitaría obligadamente la zona más antigua de la capital cubana: La Habana vieja. Entraría a la catedral, se hospedaría en el hotel Ambos Mundos, aplaudiría en el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”, admiraría el Museo de la Revolución, y por supuesto, bebería, como Hemingway, un Mojito en la Bodeguita del Medio y un daiquiri en El Floridita.

Acudiría, al “paraíso bajo las estrellas”, el famoso cabaré Tropicana –con 80 años de actividad- en donde actuaron en algún momento de su historia Amalia Aguilar, Joséphine Baker, Nat King Cole, Libertad Lamarque, Celia Cruz, Omara Portuondo, Frank Sinatra y, ¡oh my God!, Niurka Marcos.

¿Crees que hayan hecho un tour habanero?, pregunta la querida de los viernes, y el erotómano de su vida responde:
No, ellos fueron en viaje oficial de trabajo, no a parrandear, supongo que fue un viaje austero, frugal, no se echaron un coctel “cuba-libre”, menos fumaron un habano Cohiba o Partagás o Romeo y Julieta, tampoco bailaron chachachá.

Es más, ni siquiera practicaron el uso del habano, que, se dice en el inframundo washingtoniano, instauró el presidente norteamericano con la bellísima becaria de entonces…

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name