|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

“Montoneros”, habría repudiado el Ejecutivo del estado al enterarse de las protestas en contra de su “paquete fiscal 2020”, suponen La Columna Viernes Cultural y El Transcriptor, mientras leen los reportes periodísticos, previos a la aprobación legislativa, y resumen:

1. La Asociación Mexicana de Hoteles en Yucatán primero se fue en contra de un derecho denominado “Preservación y restauración del equilibrio ecológico”, con el que se hubiese recaudado la cantidad de 79 millones 732 mil 800 pesos; luego en contra del aumento al 5% del impuesto al hospedaje.

2. Una llamada Coalición de Transportistas que rechazó los incrementos a los impuestos al transporte de carga, ya que nunca les “pidieron su opinión”.

3. La dirigencia estatal del PRI invalidó el “paquete fiscal 2020”, señalando que los nuevos gravámenes podrían ser inconstitucionales.

4. El partido del presidente de la República, Morena, también objetó “el aumento de impuestos”.

El Ejecutivo solo aceptó la inconformidad de los hoteleros yucatecos y reculó en su propuesta de crear un nuevo derecho que pagarían los usuarios de los cuartos de hotel, pero aumentó el porcentaje a pagar por el impuesto al hospedaje.

Los líderes empresariales restantes aplaudieron el “paquete fiscal 2020” desde un principio; hubo solidaridad con un colega que hoy es titular del Poder Ejecutivo del estado.

El derecho que pasó “agachado” fue el que se cobrará por “Servicios de Infraestructura Tecnológica en Materia de Seguridad Pública”, y que, según las cuentas de los financieros ejecutivos, aportará la cantidad de 282 millones 817 mil 121 pesos.

Al final, el Ejecutivo derrotó a los transportistas, a los priistas y morenistas, y a los hoteleros; los congresistas aprobaron, por mayoría, las cuestionadas ley de ingresos y presupuesto de egresos para el siguiente ejercicio fiscal.

Luego del desaseado proceso legislativo, los dirigentes ejecutivos ordenarán los asuntos fiscales para que, una vez amaneciendo el 2020, empiecen a cobrar lo que corresponda al contribuyente yucateco, y apuestan a que por el transcurso del tiempo, los impugnadores olviden este asunto, y no se les cobre en las urnas del siguiente proceso electoral.

Pícaros, los queridos de los viernes suponen también que el Ejecutivo podría planear un inmediato viajecito al extranjero, con cualquier pretexto, en calidad de desagravio, por las protestas sociales en contra del ingreso y gasto público del segundo año de su administración.

De nada… Saludos…

Cargando siguiente noticia