|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

¡Transcriptor! ¡Transcriptor!, oye, escucha, hubo reacciones a tu “Crónica Profética”, más bien proscrita, en las páginas de Novedades Yucatán, con motivo del “1er. informe de resultados” del domingo anterior, grita La Columna Viernes Cultural, y le dice: tienes que redactar, rápido, una aclaración. Luego de escucharla, el interfecto escribe: me permito precisar lo siguiente: “Que los hoteleros sí aplaudieron, como consta de las actas levantadas después de glorificar la lectura del mensaje político… El ejército de salud no aplaudió porque sus integrantes seguían esperando sus oficios de comisión, y por eso no consiguieron ir al Centro Internacional de Congresos…

- “Que unos jubilados tampoco lograron aplaudir, porque no tenían fuerzas, no habían desayunado, ya que la pensión se había acabado y aún no les pagaban la siguiente remesa… Una maestra no se enteró de nada, porque seguía sin cobrar y se encontraba en plena crisis nerviosa… ¡Ahhhh!, y que no fue pintado de azul…”.

(Nota del editor: Nuestro estimado colaborador es terco, pobrecito, y como reitera sus “fake news”, ya se le había notificado que su “aclaración”, por razones de espacio, se publicaría hasta el próximo 30 de febrero).

La Columna Viernes Cultural sigue con una letanía: Ya basta, querido, el informe ya pasó con más pena que gloria por el lanzamiento de gas pimienta. Vamos ahora a las maravillas del nuevo año:

La primera es la reaparición estelar de la secretaria turistera, anunciando su “Observatorio Turístico de Yucatán”, y el primer paseo del año, a Madrid (“En México se piensa mucho en ti/ Por el sabor que tienen tus verbenas…”). La incógnita es: ¿llevará al “jefe de jefes”, o cada quien paseará por su lado?

Otra fue el nuevo, moderno helicóptero, cuyo uso será para “blindar la frontera con el estado vecino de Quintana Roo”, y “no para uso personal de funcionarios”, expuso el gobernador; y cuya adquisición “responde a la necesidad de vigilancia y auxilio de personas que trabajan en el mar”, remató el alcalde de Progreso, puerto al que, por fortuna, aún no “hace desaparecer” la del “Observatorio”.

Otra es la nueva pista atlética sintética del remodelado Estadio Salvador Alvarado, que sustituye a la de tartán rojo colocada en 2009, y la conservación de la cancha de frontón, que querían eliminar. Lo malo es el color azul de la pista, sección de gradas, y otras áreas, producto de la insana obsesión de los políticos del partido blanquiazul yucateco.

Una más: resulta que los policías iban a ser agredidos y para repeler la acción lanzaron gas pimienta, dirigido exclusivamente a “unos 50 agitadores profesionales”, no para todos los manifestantes que tienen “legítimo derecho” para expresarse. O sea, botellita de jerez…

Y la caminera: Quedé pasmada con la expresión de la secretaria turistera, en relación con el “Tianguis Turístico Turístico México”, edición 45 en Mérida, en marzo próximo: “Que se está reforzando mucho el tema de los compradores internacionales que vendrán a comprar” (sic).

De nada… Saludos…

Cargando siguiente noticia