Recordando la película “Peregrina”

Hortensia Rivera Baños: Recordando la película “Peregrina”.

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia por Telegram
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia por Telegram

Esta película tiene la virtud que dio a conocer a muchos mexicanos el nombre de Felipe Carrillo Puerto -el Cristo Rojo de los Mayas-. A pesar de que se explotó el ángulo romántico que para Yucatán y la historia es lo menos importante, hemos de agradecer a esa industria, el esfuerzo que hizo de llevar a la pantalla un fragmento de su vida.

Nuestra entidad no es sólo la imagen turística de sus ruinas arqueológicas, menos el romanticismo de los cenotes y del faisán y del venado; Yucatán es historia, historia de México, historia de la cultura, en fin, historia del mundo.

La cultura aborigen que apenas vieron Hernández de Córdoba y Juan de Grijalba fue suficiente para darle cuenta de su grandeza e importancia, se equipara con las muy antiguas de Asia, lo mismo en las artes que en las ciencias. En la historia de México, desde antes de Hernán Cortés, después de él, en la Independencia, en la Reforma y en la Revolución, Yucatán tiene un lugar muy especial. Es precisamente de esta última que trata dicha cinta.

Felipe Carrillo Puerto, al igual que muchos otros hombres que significaron en su tiempo, es contradictorio y todavía muy discutido. Su vida no sólo son sus amores con Alma Reed, la periodista pelirroja de ojos azules que cautivó su corazón, es mucho más que eso, es el agitador apasionado por las luchas y anhelos de su pueblo, es el continuador de la obra de otro grande, el sonorense Salvador Alvarado.

Su personalidad y proyección en la vida política y social de Yucatán, y de México, ha sido analizada y juzgada por: Antonio Mediz Bolio, Edmundo Bolio, Fernando Benítez y Rosa Castro entre otros, han adentrado en la historia. Sus libros y comentarios periodísticos son fuente en que ha de abrevar todo aquél que guste de enterarse de la historia de nuestras luchas sociales.

No podrá ser olvidado: las causas de sus luchas no han sido superadas, no obstante, los años transcurridos, mucho de lo creado por él, fue y es traicionado: los descendientes de los hacendados miembros de la “Casta Divina” quisieron borrar no sólo el nombre de ese hombre, sino su recuerdo. Perfeccionó el Partido Socialista de los Trabajadores (fundado por Salvador Alvarado). Hizo de él un instrumento político de proyección social, conducto de la lucha para lograr estadios mejores de vida para los trabajadores, organismos políticos ejemplo de otras instituciones.

Felipe Carrillo Puerto, político, periodista, caudillo de la revolución y gobernador de Yucatán de 1922 a 1924, nació el 8 de noviembre de 1847 en Motul, Yucatán. Fue el segundo de 14 hijos del matrimonio formado por Adela Puerto y Justino Carrillo. Realizó sus estudios en la escuela oficial de su localidad, Mérida. Desde niño aprendió la lengua maya, siempre motivado por la defensa del pueblo indígena. En 1922, cuando ocupó la gubernatura de Yucatán, su primer discurso lo pronunció en lengua maya, creó la academia mexicana de la lengua maya. Carrillo Puerto fue ejecutado en el panteón de Mérida en la madrugada del 3 de enero de 1924. Supuestamente, sus últimas palabras fueron: “No abandonéis a mis indios…”.

Lo más leído

skeleton





skeleton