Salvemos una vida: Contra menores, delitos dolorosos

integrante de la Red de Protección a la Infancia, exhorta a convertirnos en agentes protectores de las personas que sufren abuso.

|
Esperanza Nieto, conductora, en diálogo con su anfitriona virtual, Ivette Laviada, durante la emisión del programa radiofónico.
Esperanza Nieto, conductora, en diálogo con su anfitriona virtual, Ivette Laviada, durante la emisión del programa radiofónico.

En Yucatán los delitos sexuales se persiguen de oficio, están tipificados como graves y se agravan más cuando se trata de menores de edad; las penas de prisión y las multas aumentaron, aseguró la integrante de la Red de Protección a la Infancia, Ivette Laviada, invitada especial del programa “Salvemos una Vida”.

Bajo la conducción de Esperanza Nieto, la también columnista de Novedades Yucatán lamentó que en México los delitos de abuso sexual infantil, por producción de material pornográfico y la pederastia ocupan los primeros lugares y van en aumento.

“Es un tema sumamente doloroso, porque en el abuso sexual y todo los delitos sexuales, en muchos casos el que los perpetra es alguien muy cercano a la familia, por lo tanto cuando se descubre es sumamente doloroso y obviamente lo primero es el pánico porque no se sabe qué hacer, además de que muchas veces la víctima como es menor de edad no se atreve a decir lo que está pasando porque sabe lo que puede provocar eso”, explicó.

La anfitriona recordó que el tema del abuso infantil se ha abordado en emisiones anteriores, cada viernes a la 11:00 horas a través del 100.1, con la participación de varios especialistas invitados, debido a que es un tema difícil y fuerte que no se puede negar, que se tiene que atender y ver, por el aumento de los problemas.

Ivette Laviada detalló que las víctimas, al ser menores de edad, deberían acudir a interponer una denuncia acompañados de un adulto, y también pueden hacerlo de manera anónima a través del número de emergencia 089. Recalcó que el tema es muy delicado, no se debe tomar a la ligera porque se puede prestar a terribles confusiones, malas interpretaciones o incluso falsas detenciones; se tiene que hacer un trabajo fino de investigación para determinar que sí está ocurriendo. “Este delito pasa en todos lados y en todos los estratos; pasa en la ciudad o en el campo, en todos lados, y hemos tenido conocimiento de que en algunos lados son usos y costumbres, y aunque sean delitos se han acostumbrado a ver esas cosas como si no lo fueran, han normalizado el delito”, aseveró.

Recordó que el Código Penal Federal establece que de 0 a 15 años es un menor de edad y el delito se persigue de oficio, y de los 15 hasta los 18 años se persigue por querella. Aseguró que el objetivo de la Red es promover buenas acciones para erradicar la violencia sexual infantil y pugnarán por ser guardianes para evitar delitos sexuales contra menores.

Atender las señales

Es importante, dijo, estar atentos de las señales que muestran quienes sufren abuso, entre ellas que rehúyen a la persona que las lastima, no quieren verla ni tener su presencia cerca, se aíslan, se vuelven más callados, por mencionar algunas. Durante la plática, Esperanza e Ivette coincidieron en que muchas veces quienes se dan cuenta de los casos de abuso infantil son las personas que ayudan en las labores domésticas, como las nanas o las cocineras, pero les da miedo hablar.

“En la Red de Protección a la Infancia hemos hecho alianza con una institución que se acaba de presentar a nivel nacional, que se llama Alumbra, que ha dispuesto una página web donde se comparte información con datos fidedignos, porque para combatir estos ilícitos necesitamos datos más fieles”, comentó Ivette Laviada. Recalcó que es importante que las personas se conviertan en agentes protectores de las personas que sufren abuso, y no cómplices.

Anfitriona y entrevistada agregaron que para los padres o familiares de los menores que han sido víctimas de algún delito sexual se dispone de una guía en lengua maya y español, que pueden solicitar a través de la página de Facebook de la Red de Protección a la Infancia o de la organización Lazo para María. Por último, Esperanza Nieto pidió a las personas no tener miedo, sino confianza en que las cosas mejorarán, pero deben hablar y denunciar si saben de algún caso de abuso sexual en menores de edad o de cualquier persona.