15 de Noviembre de 2019

Mérida

José Luis Martínez Semerena, un hombre con vocación del servicio público

Hombre deportista, alegre y con facilidad de palabra, cuya vocación es el servicio público, así es “Primo” , quien se distingue por su vínculo y cercanía con la gente

José Luis Martínez Semerena ha estado involucrado en labores sociales desde pequeño. (Daniel Sandoval/Novedades Yucatán)
José Luis Martínez Semerena ha estado involucrado en labores sociales desde pequeño. (Daniel Sandoval/Novedades Yucatán)
Compartir en Facebook José Luis Martínez Semerena, un hombre con vocación del servicio públicoCompartir en Twiiter José Luis Martínez Semerena, un hombre con vocación del servicio público

Joel González/Mérida
Bueno para la fiesta y los ritmos tropicales, amante de las fragancias finas, la buena comida y las bebidas naturales, especialmente los jugos de naranja y mandarina, y el agua de horchata, así es José Luis Martínez Semerena, director de Desarrollo Social, un hombre deportista, alegre y con facilidad de palabra, cuya vocación es el servicio público.

Mucha gente lo llama “Primo”, pero pocos saben de dónde proviene este sobrenombre, y es que su poca habilidad para recordar nombres durante sus tiempos de estudiante lo llevó a decirle “primo” a quienes lo saludaban para no quedar mal; esta muletilla, con el paso del tiempo, se convirtió en un apelativo que no solo lo distingue, sino también le permite que su vínculo con la gente sea a través de la confianza.

José Luis ha estado involucrado en labores sociales desde pequeño, cuando colaboró en grupos apostólicos y altruistas para resolver problemáticas sociales; su meta es contribuir desde su trinchera para que los habitantes cuenten con infraestructura sanitaria y que no tengan que hacer sus necesidades al aire libre, por respeto a su dignidad.

“Esta dirección ayuda a brindar herramientas para que la gente salga adelante, somos el primer empujón que las personas necesitan en los momentos de necesidad y desesperanza, y se vinculan con un programa de gestión social”, mencionó el funcionario.

“Primo” nació en Mérida hace 37 años, en una familia muy unida ligada a la ortopedia y a una tradición de más de un siglo en la venta de calzado; creció en la García Ginerés y cursó el kínder en el “Felipe Carrillo Puerto”, luego su instrucción media superior en el Colegio Montejo, y se graduó como Licenciado en Administración de Empresas en la Universidad Marista.

¿Practica algún deporte?
De primero a sexto de primaria siempre jugué futbol como defensa lateral derecho, y un día me di cuenta que quería meter goles, pero mi entrenador dijo que por mi complexión física era pieza clave en esa posición de la defensa.

Por invitación de Roberto Moreno decidí probar el básquetbol en la secundaria, una gran experiencia que dio la oportunidad de entrar al equipo y después ser seleccionado estatal en competencias nacionales y me tocó ser campeón canastero.

Debido al poco tiempo que tengo actualmente practico el ciclismo y el atletismo, aunque nuevamente se está formando un equipo para competir en los encuentros deportivos maristas para ex alumnos; me estoy preparando para ver si el próximo año me toca acudir a mí con mis compañeros.

¿Fue enamoradizo?
(Tras una exclamación de sentirse comprometido con la pregunta) Fui enamoradizo, si fui enamoradizo este… no de muchas novias, sí de muchos amores (dice y sonríe).

¿Cómo define el amor?
Es un sentimiento complejo, un estado en el que ambas partes se tienen que sentir completas; un sentimiento donde tiene que imperar la paz. Si tu pareja no te brinda este estado, es que hay algo raro.

¿Cuál es su comida favorita?
Te puedo decir que me gustan mucho las carnes, en lo personal a mí asarlas, es un proceso que disfruto mucho... Más que comerlas, me gusta el entorno de preparación; disfruto mucho de unas buenas hamburguesas, arracheras y los buenos cortes; en la comida yucateca, el frijol con puerco y el queso relleno, y como amante del mar, un buen ceviche.

¿Tiene alguna bebida predilecta?
¿Estamos hablando de alcohólica o no alcohólica? En general me gusta el jugo de naranja y de mandarina, y siempre tomaré horchata de no haber alguno de éstos, ah, y el café.

¿Algún libro preferido?
Me gusta la lectura, pero casi no tengo oportunidad de leer como antes. Hoy los libros que disfruto son los de política en tema de estrategia y mucho de lo que es el control. No tengo favorito, pero al volumen “El arte de la guerra” le he dedicado especial atención.

¿Qué música prefiere?
Ahí si me das en el clavo. Me encanta todo lo que tiene que ver con la música tropical, como la salsa. Yo, la verdad, pensé que era un amante empedernido de este ritmo, pero hasta hace unos meses me di cuenta que lo mío, lo mío, es el reguetón, aunque sea criticado por muchos.

Escucho a Willie Colón y Óscar de León y ahora tengo en el auto un tributo en salsa que un artista puertorriqueño le hizo a Michael Jackson. Debo confesar que soy percusionista, toco la batería y por eso es que me encantan estos ritmos; cuando tocaba con un grupo de amigos en fiestas me preguntaban: ¿El cantante, tiene buena voz? Y les decía: no, pero no le da pena.

¿Tiene algún vicio?
Me gusta comer, siempre me educaron diciendo: “se come todo, el toro es todo hasta la cola”, así que aprendí a comer de todo, y a dónde viajo pruebo siempre la comida que preparan.

¿Tiene alguna frase con la que se identifique?
Tengo varias: “Nunca un mar en calma hizo experto a un marinero”. Otra: “A veces no podemos cambiar el viento, pero sí la dirección de nuestras velas”. Y una que recientemente un amigo me la dedicó en un cuadro cuando me dieron mi nombramiento: “Aplicar la caridad donde debería aplicarse justicia social es como perfumar la mierd...” (En tono explicativo) Esa es una misión para mí.

¿Cuál considera es su mayor virtud?
Creo que es la alegría que contagio, el don de gente que a veces me reconocen, la facilidad de palabra.

Requiero confesar que fui campeón de oratoria en la universidad.

¿Y su peor defecto?
Como todo… como alguien que quiere hacer cambios importantes y dejar huella a veces me desespero un poco y soy impulsivo. Soy de sangre caliente.

De niño, ¿qué soñaba ser al crecer?
Tuve muchísimos sueños y mi mamá se ríe cada que hablamos del tema, porque un día llegaba emocionado porque quería ser bombero, pero al día siguiente le decía que quería ser Papa, y no sabía cómo hacer para ser bombero en la mañana y Papa por la tarde.

¿Algún personaje que admire?
Maquío Clouthier para mi es un gran personaje con el que me identifico… fue una persona tenaz, convencida de sus ideales, que decía lo que sentía y actuaba en consecuencia y tuvo repercusiones que hoy vemos. De niño, las Tortugas Ninja, Donatello era mi favorito.

¿Cuál es su loción predilecta?
Tengo... Pero van a salir las marcas, ¿no hay problema?
La verdad es que me gusta mucho el Mont Blanc clásico, sin embargo, mucho tiempo me gustó Issey Miyake.

¿Cómo se define?
Creo que… soy un joven idealista que siempre he dicho lo que siento y lo que pienso. A mucha gente no le ha gustado, pero trato siempre de buscar la justicia, ya que no puedo ser indiferente porque esas cosas me duelen.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name