21 de Mayo de 2019

Mérida

Yucatecos se arman con todo para hacer frente a los incendios forestales

En la entidad, los brigadistas están capacitados para contener el avance del fuego; advierten el riesgo de intentar apagar las llamas si no se tienen los conocimientos necesarios

Además de los daños a la vegetación, los incendios ponen en riesgo a todos quienes estén cerca. (Novedades Yucatán)
Además de los daños a la vegetación, los incendios ponen en riesgo a todos quienes estén cerca. (Novedades Yucatán)
Compartir en Facebook Yucatecos se arman con todo para hacer frente a los incendios forestalesCompartir en Twiiter Yucatecos se arman con todo para hacer frente a los incendios forestales

Guadalupe Adrián/Mérida
Controlar y extinguir un incendio forestal resulta complejo, por lo que en Yucatán diversas dependencias unen esfuerzos para salvar la vegetación y en casos extremos, vidas humanas, ya que no solo depende de tener el equipo adecuado, sino del personal capacitado para atender el caso, así como de la zona a trabajar.

Además, los brigadistas deben aplicar una estrategia de contención, ya que cada situación es diferente, pues el combustible, el clima y la topografía determinarán la dimensión de la afectación y el tiempo que se requerirá su combate, señalan autoridades.

En el país, el 95 por ciento de los incendios forestales son ocasionados por la intervención humana, lo que pone en riesgo la vida de cientos de brigadistas y de la población. Una persona que no cuenta con las herramientas y equipo de protección debida, no debe intervenir en estas acciones, porque arriesga su vida y la de los demás, advierten.

El fuego se vuelve más impredecible conforme avanza, por lo que aumenta el riesgo de las personas que desconocen las técnicas de combate y las medidas de seguridad, ya que un cambio de dirección del viento modifica en minutos el sentido del siniestro, y si en su camino encuentra “combustible”, la situación se complica.

Los incendios pueden reportarse mediante llamadas ciudadanas al 01 800 incendio o al 911, con el personal que opera en las torres de observación ubicadas en puntos estratégicos dentro de áreas forestales, así como a las brigadas de los tres órdenes de gobierno, que realizan la vigilancia desde sus campamentos y con el sistema satelital que identifica puntos de calor, así como a través del sistema de alerta temprana, a través del sistema de predicción de peligro para incendios forestales.

En Yucatán, una vez que la brigada llegó al sitio del siniestro, el siguiente paso que realiza es generar un diagnóstico de las dimensiones y características para generar una estrategia de combate, que es diseñada por las autoridades estatales o por la Comisión Nacional Forestal (Conafor) tomando en cuenta los recursos humanos y tecnológicos disponibles en la zona.

Para combatir los siniestros, los jefes de brigada valoran la topografía, el viento y el tipo de vegetación que se quema, e identifican amenazas: población civil, infraestructura de alto valor, áreas naturales protegidas o con importante valor biológico.

Dependiendo de la valoración determinan la solicitud de más brigadas y equipo para el control de la conflagración, si sobrepasa la capacidad de dueño del predio, municipio, Estado y Federación, se solicita el apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de Marina (Semar). También es importante y valiosa la participación de las brigadas rurales.

La duración y control de un incendio está determinado por la accesibilidad al sitio (si hay o no caminos), la cantidad de pasto, hojas, ramas y arbustos secos, así como vegetación con sustancias químicas flamables de algunas especies de pinos, arbustos o helechos, que aún vivos arden con facilidad. También influye el número de combatientes cercanos del incendio y la disponibilidad de aeronaves equipadas que ayuden en el combate y en el traslado del personal.

Pero una sola instancia no podría hacerle frente, por lo que están coordinadas para combatir los siniestros.

La Comisión Nacional Forestal (Conafor), los bomberos de la Secretaría de Seguridad Pública, Protección Civil de Yucatán (Procivy), Desarrollo Rural de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), la secretarías federales del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y de Comunicaciones y Transportes (SCT), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), la Policía Federal (PF) y las Fuerzas Armadas se agrupan cada año en el Comité Estatal de Prevención y Combate de Incendios Agropecuarios y Forestales.

Este año se instalaron bases de brigadas equipadas en Mérida, Tekax, Tizimín, Valladolid e Izamal; a su vez, la Dirección de Siniestros y Rescate de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) permanece al pendiente de los reportes de fuego todo el tiempo; cuenta con 15 estaciones en Mérida y 13 distribuidas estratégicamente en el interior del Estado; 29 carrotanques, 14 carrobombas y 11 camionetas, con equipo profesional de protección, especialmente diseñado para esta labor.

Más efectivos

Los equipos que combaten los incendios en el Estado han sido más efectivos y eficaces este año, ya que de los 281 eventos registrados y haber abarcado dos mil 623 hectáreas, solo se han dañado entre 12 y 13 por evento, es decir, es menor en comparación con 2018, manifestó Gonzalo Novelo Quijano, encargado legal de la gerencia estatal de la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

Precisó que de enero a la fecha, esta dependencia extinguió 14 incendios con una afectación de dos mil 913 hectáreas; además, junto con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), atienden 2.21 hectáreas exclusivamente en terrenos forestales.

El funcionario explicó que durante 2018 se reportó una afectación de mil 850 hectáreas en los primeros cuatro meses, que comparado con este año, lo rebasa por más de mil hectáreas.

A estas cifras habría que sumarle los reportes de bomberos, que atienden incendios de media y hasta una hectáreas, que son 331 incendios, con una afectación de dos mil 445 hectáreas; Protección Civil de Yucatán brindó atención a 71, con reporte de 808 hectáreas, lo que representa, hasta el momento, seis mil 168 hectáreas.

Novelo Quijano dijo que del 1 enero al 11 de marzo de 2019 se presentaron 91 incendios forestales, los cuales afectaron 97 hectáreas de terreno; del 12 al 17 de marzo se atendieron 61 siniestros que generaron una afectación de 645 hectáreas.

“Se ha visto un incremento importante de incendios en lo que va de este año, comparado con el anterior, pues entre enero y marzo de 2018, se registraron apenas 18 siniestros con una afectación de 583 hectáreas”, expresó.

Al menos tres han ocurrido en reservas, dos en Celestún y uno en Tizimín; uno más en la ciénaga de Progreso; otro en la comisaría de Nohalal y una más se reportó en Yaxkukul, con afectación a un rancho ganadero.

En cuanto a incendios de maleza, informó que del 1 de enero al 11 marzo se presentaron 193 conflagraciones, los cuales afectaron 31 hectáreas, mientras que del 12 al 17 marzo se contabilizaron 99, con una afectación de 22.3 hectáreas.

Enfatizó que se desconoce el número exacto de incendios inducidos en el Estado, pero en la zona sur, en Tekax, se han registrado seis incendios, de los cuáles al menos cuatro han sido provocados con la intención de hacer un cambio del uso de suelo, como agricultura.

Solo en los dos incendios en Tres Banderas se tuvo una afectación final de mil 300 hectáreas.

“La prioridad de quienes trabajan en el combate de los siniestros es la rapidez en detección y atención, de modo que estos causen las menos afectaciones posibles y actualmente el promedio de daño por incendio es 12 o 13 hectáreas, cifra que resulta baja en comparación con otros años, lo que tiene que ver con la condición del tiempo y la sequía que ha afectado a las áreas forestales agrícolas”, apuntó.

Mencionó que en 2018 llovió durante la primera parte del año, “algo que no ha ocurrido este 2019”.

Recomendó que las quemas agrícolas se preparen de forma correcta, pues se debe solicitar permisos, avisar a las autoridades municipales y seguir el calendario de quemas; la gente de las zonas urbanas debe tener mucho cuidado de no tirar basura en la vera de las carreteras, en las partes baldías de la zona urbana y la zona rural, para evitar los incendios.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name