|
La lluvia no tardó tanto pero fue suficiente como para inundar diversas vialidades. (Fotos Candelario Robles y Adán Escamilla)
La lluvia no tardó tanto pero fue suficiente como para inundar diversas vialidades. (Fotos Candelario Robles y Adán Escamilla)


Redacción
Lo que parecía un día tranquilo en Mérida se convirtió en un arrebato de viento y lluvia incluso con truenos, que sorprendió a muchos.

Aunque en los pronósticos se informaba que hoy llovería debido a la cercanía de la Onda Tropical 37 y a una vaguada al occidente de la región, el cielo hasta las tres de la tarde lucía tan despejado que pocos hubieran pensado que se avecinaba una tormenta.

Así, llovió tanto y tan fuerte que bastantes calles del centro de la ciudad se convirtieron súbitamente en ríos, lo que derivó en los congestionamientos tanto sobre las banquetas como debajo de ellas.

 

Las precipitaciones pluviales no solo afectaron a la capital yucateca, sino también en otros puntos, incluso al sur, en Ticul, donde se desató un chubasco. En Tizimín hubo reportes de que la lluvia fue leve.

En esta imagen se muestra la actividad eléctrica de esta tarde en el noreste, noroeste y norte de Yucatán.
.