Jugar con Leones de Yucatán, el sueño de Rusell Uicab Cob

Los melenudos piensan a futuro en lo que a serpentineros se refiere y es por eso que en sus filas cuentan con Rusell Uicab Cob, joven yucateco con grandes cualidades
|
Rusell espera con ansias que termine la contingencia sanitaria.
Rusell espera con ansias que termine la contingencia sanitaria.

MÉRIDA, Yucatán.- Aunque no se tiene exactamente una fecha para que inicie la temporada 2020 de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), el sueño de debutar con los Leones de Yucatán, el equipo de sus amores, sigue intacto para el joven lanzador Rusell Uicab Cob, quien pese a la contingencia sanitaria que se vive en el país, continúa trabajando fuerte en Chocholá, la población que lo vio nacer, con la ilusión de poder ser contemplado en el roster final del manager Gerónimo Gil.

Uicab Cob, serpentinero de 18 años de edad, fue firmado por los melenudos el año pasado, su recta de 89 millas lo llevó a formar parte de la pretemporada del equipo yucateco en marzo pasado.

“Poder jugar con los Leones de Yucatán es un sueño que tengo desde que era muy pequeño, es por eso que trabajo muy duro para poder lograrlo lo más pronto posible”, comentó el serpentinero a Novedades Yucatán.

En este momento, el joven prospecto se encuentra en casa entrenando como la mayoría de los jugadores del plantel melenudo, a la espera del anuncio oficial del inicio de la temporada 2020.

“Desde hace varias semanas nos están dando rutinas de entrenamiento para realizar. Aquí en mi hogar armé un pequeño bullpen que me sirve para soltar el brazo, practicar mis pitcheos y mi control, que es lo más importante”, apuntó Rusell, quien confesó que sus lanzamientos favoritos son la recta, el cambio de velocidad y el slider.

El novato de Chocholá formó parte de la convocatoria para el primer partido de pretemporada de los Leones de Yucatán ante los Piratas de Campeche, en Telchac Pueblo, sin embargo, Gerónimo Gil no lo utilizó. “Aunque no jugué, estar con el primer equipo fue una sensación especial. Por desgracia después de ese juego al llegar a casa se comunicaron conmigo para avisarme que se suspendería la pretemporada”, indicó.

El pitcher yucateco tuvo sus primeros contactos con el beisbol en 2012, cuando apenas tenía 10 años gracias a que su abuelo comenzó a enseñarle a lanzar. Su calidad en el brazo lo llevó a jugar ese mismo año en la Liga Yucatán con el equipo Indios (luego llamados Atléticos), con los que estuvo hasta sus 16 cunmplidos.

Después fue parte de los Bravos de JC de la Liga Nuevos Valores, y también jugó en otros circuitos del interior del Estado con la Selección Texán, Gallos de Tunkás y Salineros de Las Coloradas.

En julio de 2019 Raúl Ortega Rojas, buscador de talentos de los Leones, lo firmó y de inmediato fue enviado a la Academia de la LMB donde se hizo de experiencia.

“Es un muchacho con enormes facultades y tiene todo para trascender en el beisbol, pero solo dependerá de él mismo, de su constancia y trabajo”, mencionó en ese momento Ortega Rojas.