|
Remigio se desplomó y empezó a convulsionar, expulsando espuma por la boca. (Novedades Yucatán)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

MÉRIDA, Yuc.- Luego de discutir con su esposa, Remigio “N” se debate entre la vida y la muerte pues ingirió veneno tras el altercado en Dzidzantún.

Los hechos sucedieron este sábado alrededor de las 21:30 horas, cuando la Policía Municipal recibió una llamada de auxilio, informando que un sujeto identificado como Remigio “N”, de 40 años, se había envenenado dentro de un predio de la calle 13 entre 14 y 16.

Paramédicos arribaron al lugar y al ver la gravedad de la situación decidieron trasladar de urgencia al sujeto a la ciudad de Motul y posteriormente a un hospital meridano para su atención.

Víctor García, cuñado de Remigio, relató que su hermana Lucy María “N”, de 33 años, se encontraba con Remigio conviviendo en un predio de la calle 13, donde tomaban cerveza.

En un momento dado, Remigio discutió con Lucy, por lo que decidió retirarse de la fiesta para irse a su hogar, ubicado en la calle 16 entre 13 y 11, donde tomó un frasco de veneno para luego retornar al convivio.

Ya en el sitio de la fiesta le informó a su esposa que se había envenenado para así dejarla de molestar para siempre, pero ningún familiar le hizo caso.

A los pocos minutos Remigio se desplomó y empezó a convulsionar, expulsando espuma por la boca, por lo que familiares le dieron a tomar leche y vinagre, logrando provocar el vómito, momento en el que llegaron paramédicos y trasladaron al envenenado al hospital “Agustín O’Horán” de Mérida, donde su estado de salud es delicado.

Cabe señalar que el pasado 7 de septiembre del 2019, Remigio fue trasladado a un hospital de Mérida luego de haberse envenenado con Furadán, y ahora, un año después, lo hace de nuevo.

Cargando siguiente noticia