|
En Yucatán se sumaron a la suspensión de clases por contingencia sanitaria 597 mil 638 alumnos. (SIPSE.com/Archivo)
En Yucatán se sumaron a la suspensión de clases por contingencia sanitaria 597 mil 638 alumnos. (SIPSE.com/Archivo)

MÉRIDA, Yuc.- ¿Tu hijo asiste a una escuela particular? Debido a la suspensión de clases por coronavirus Covid-19 en Yucatán, muchos padres se preguntan si deberán seguir pagando las colegiaturas durante la cuarentena, ante lo que autoridades competentes señalan que en el caso de pago de colegiaturas, los padres de familia y las escuelas privadas deben negociar.

“Lo que se debe de hacer, es que los padres de familia deben de negociar, conciliar, con cada colegio, para llegar a un acuerdo de una cuota reducida o un plazo sin intereses, o ya encontrarán la manera de resolverlo”, explicó el titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco),  Ricardo Sheffield Padilla.

De acuerdo con los reportes de la Secretaría de Educación Pública (SEP), en Yucatán se sumaron a la suspensión de clases por contingencia sanitaria 597 mil 638 alumnos y 37 mil 528 docentes en tres mil 940 escuelas de educación básica, media superior y superior.

El titular de Profeco explicó que el decreto presidencial publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), dicta que no se elimina la obligación del pago de servicios, porque está denominada la contingencia como fuerza mayor, por lo que los proveedores del servicio, en este caso las escuelas privadas, no pueden continuar dando clases por fuerza mayor pero deben seguir recibiendo un pago.

 “Eso quiere decir que los colegios con quienes cada padre de familia tiene un contrato, en ese contrato, el colegio no está obligado a dar el servicio, porque por fuerza mayor no puede darlo”, detalló el funcionario en entrevista con Milenio. 


“Simplemente quererse lavar las manos como Pilatos y decir, no hay clases, no hay pagos. No funciona así, porque es un caso de fuerza mayor”, detalló.

Si tu hijo asiste a un colegio particular en Yucatán, tendrás que llegar a un arreglo como señala el decreto, ya que no se puede dejar de pagar, por lo que se puede negociar una cuota reducida o un plazo sin intereses. 

Con información de Milenio