|
El mango procede de la India.  (Foto: contexto Internet)
El mango procede de la India. (Foto: contexto Internet)

MÉRIDA, Yuc.- Quizá muchos de nosotros creamos que el mango, el tamarindo, los cítricos son especies nativas de nuestra región, pero resulta que son árboles que provienen de la India o de África.

El mango, por ejemplo, procede de la India. Probablemente domesticado por el hombre desde hace más de 4000 años. 

En la India, donde todavía hoy crecen selvas de mangos silvestres, sigue siendo la zona de cultivo principal de esta planta. 

Los mangos se han extendido a casi todas las áreas tropicales: hacia el sur y  sudeste de Asia, a Australia, Madagascar, al este de África, Brasil, y Centroamérica. 

Crece también en zonas subtropicales de clima favorable como Florida, Sudáfrica, Israel, Chipre y Egipto.

Aparte de que su pulpa es deliciosa y saludable, las hojas cuentan con muchas propiedades.

Controlar diabetes

Las hojas de mango son una gran forma de controlar los niveles de azúcar en la sangre de manera natural, sencilla y sin efectos negativos para la salud.

Estas hojas representan la mejor medicina natural para la diabetes y permiten mejorar de forma considerable la calidad de vida de las personas que padecen esta enfermedad.

Ayudan a reducir la presión arterial debido a sus propiedades hipotensoras. 

También, fortalecen los vasos sanguíneos y tratan los problemas de las varices. Sirve para combatir cálculos en los riñones y biliares.

Se utiliza para tratar la hemorragia producida por la disentería. El consumo regular actúa como un tónico estomacal y previene diversas enfermedades estomacales.

Las hojas contienen antioxidantes y vitaminas esenciales para el mantenimiento de la salud por lo que no solo disfrutamos de sus propiedades medicinales, sino también nutritivas y antioxidantes. Mi correo es: victorhugo.moringa@gmail