Restauran muro del Templo de la Tercera Orden de Mérida

INAH y Ayuntamiento realizan trabajos que concluirán en febrero
|
Se pretende  devolver el aspecto original a dicha sección. (Foto: INAH Yucatán)
Se pretende devolver el aspecto original a dicha sección. (Foto: INAH Yucatán)

MÉRIDA, Yuc.- El Templo de la Tercera Orden, un edificio que data de 1618, recibe trabajos de restauración desde el mes de diciembre del 2019, los cuales continuaron este mes de enero y seguirán durante febrero de este año.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) conjuntamente con el Ayuntamiento de Mérida realizan trabajos de limpieza, consolidación y restauración del  muro oriente del conjunto histórico denominado Templo de la Tercera Orden “El Jesús”, el cual es un monumento histórico y propiedad federal. 

Las tareas consisten en retiro de vegetación parásita, limpieza del muro, consolidación de la mampostería expuesta y colocación de aplanados de cal en el muro oriente del citado conjunto histórico, como originalmente se encontraba. 

La primera etapa de restauración en dicha sección, fue realizada en el 2018 durante los trabajos de construcción del Palacio de la Música, en el cual se retiraron las grapas de concreto del área conocida como Salón General o ex Congreso del Estado y se restauró el muro del espacio que ocupa la Pinacoteca “Juan Gamboa Guzmán”.

En esta segunda etapa, se pretende devolver el aspecto original a dicha sección, que conformó el conjunto conventual de San Francisco Javier. 

Historia del edificio 

El 12 de octubre de 1604 el Ayuntamiento de Mérida dirigió una carta al Provincial de la Compañía de Jesús, pidiéndole que mandara los religiosos que creyera necesarios para establecer un colegio, presentándose al año siguiente los padres Pedro Díaz y Pedro Calderón.

Por desgracia no se concretó el proyecto sino hasta unos 14 años después, cuando gracias al capitán Martín de Palomar, quien dejó en su testamento un fondo para ello, se inició la construcción del colegio y después el convento de la Compañía. 

 

El conjunto formado por el colegio y convento jesuita fue de gran calidad arquitectónica y artística. (Foto: INAH Yucatán)

 

El primero se inauguró en 1618. En 1724 el Colegio de San Francisco Javier fue elevado a la categoría de Universidad. 

El conjunto formado por el colegio y convento jesuita fue de gran calidad arquitectónica y artística, y fue un centro cultural de primer nivel e importancia en el sureste de la Nueva España.

Desafortunadamente con la expulsión de los jesuitas de los reinos españoles, el conjunto quedó abandonado y al finalizar el siglo XIX y principios del XX se fue demoliendo y dividiendo sistemáticamente, construyéndose en sus espacios el teatro “José Peón Contreras”, el nuevo Congreso del Estado, la Pinacoteca y donde estaba la casa cural se realizó el parque Morelos.

Cuando se reincorporó al culto a principios del siglo XX se remodeló, se tallaron los retablos que actualmente tiene, salvo el del crucero sur que es del siglo XVIII y se pintaron las bellas pinturas murales con escenas y el decorado que actualmente tiene.