|
Los trabajadores de Protección Civil dijeron que regresarían para analizar la situación, pero hasta la semana pasada no habían retornado. (Novedades Yucatán)
Los trabajadores de Protección Civil dijeron que regresarían para analizar la situación, pero hasta la semana pasada no habían retornado. (Novedades Yucatán)

Novedades Yucatán/MÉRIDA
La señora Patricia Pérez ya no sabe a quién acudir para poder arreglar el problema que desde inicios del mes de diciembre del 2019 se dio en su casa, en la colonia Vicente Solís.

Un enorme agujero se abrió en el pasillo que lleva del frente a la parte posterior del predio, el cual dejó al descubierto una cueva que pone en riesgo toda su vivienda, e incluso la de al lado.

En plática con Novedades Yucatán señaló que el 7 de diciembre del 2019 estaba en el pasillo y de pronto a sus pies se abrió un socavón de al menos 1.5 metros de ancho, a donde ella cayó sufriendo golpes que, por suerte, no ameritaron hospitalización. 

Sin embargo, con apoyo de otros familiares pidió la intervención de Protección Civil estatal para revisar la situación.

Trabajadores de la dependencia acudieron posteriormente a observar el agujero, encontrándose que dejó al descubierto una cueva que se extendía hasta la parte posterior del predio, afectando las dos piezas traseras, por lo que le indicaron que las desalojara y habitara momentáneamente la parte delantera de la casa.

Los trabajadores de Protección Civil dijeron que regresarían para analizar mejor la situación, pero hasta la semana pasada no habían retornado

La afectada, temerosa porque en el predio viven además dos menores de edad, llamó a Protección Civil Municipal, cuyos trabajadores sólo levantaron el acta de inspección pues señalaron que eso no les competía a ellos, sino a la dependencia estatal. 

Eso sí, se encintó la zona del socavón, por lo cual ya nadie puede atravesar el pasillo por el peligro que representa.

La señora decidió pedir apoyo de ingenieros particulares para determinar el peligro real que hay en el predio, pero eso le costaría al menos 40 mil pesos, según explicó, por lo cual vive hace más de un mes en la incertidumbre y en constante zozobra porque teme que de un momento a otro se venga abajo alguna pieza de su casa, o toda la pared de su vecino, pues el agujero hizo caer casi todo el cimiento de un muro aledaño.