|
Se trata de la primera investigación de esta “autopista” maya con tecnología Lidar. (Foto: University of Miami)
Se trata de la primera investigación de esta “autopista” maya con tecnología Lidar. (Foto: University of Miami)

MÉRIDA, Yuc.- Alrededor de 8 mil estructuras prehispánicas mayas de diferentes tamaños, ubicadas algunas en Yucatán y ocultas por árboles, son estudiadas por un grupo de científicos de la Universidad de Miami, Estados Unidos, quienes las exploran con moderna tecnología láser.

Las estructuras se encuentran a lo largo de una carretera que conectaba las antiguas ciudades de Yaxuná, en Yucatán y Cobá, en Quintana Roo, las cuales tienen un volumen total suficiente para llenar aproximadamente 2 mil 900 piscinas olímpicas.

Se trata de una carretera de piedra de 100 kilómetros, construida por los mayas hace trece siglos.

El estudio, publicado en el Journal of Archaeological Science, es la primera investigación de la “autopista” maya con tecnología Lidar, consistente en un láser que escanea profundamente el suelo incluso a través de la espesa vegetación, revelando la topografía del terreno, así como cualquier característica artificial. 

 

La herramienta ha permitido estudiar mejor las estructuras. (Foto: University of Miami)

 

Esta herramienta ha permitido a los científicos estudiar mejor el sacbé e identificar las más de 8 mil estructuras.

La investigación confirmó, además, que el camino, que mide unos 8.5 metros de ancho, no es una línea recta, como se suponía, sino que se desvió para incorporar pueblos y ciudades preexistentes entre Yaxuná y Cobá, conectando “a miles de personas que vivían en la región intermediaria”.

 

Se trata de una carretera de piedra de 100 kilómetros, construida por los mayas hace trece siglos. (Foto: Journal of Archaeological Science)

 

En un comunicado, la arqueóloga Traci Ardren, autora principal del estudio, explicó que se cree que la carretera fue construida poco antes del año 700 por orden de K’awiil Ajaw, poderosa dirigente de la ciudad de Cobá, y que fue “uno de los últimos esfuerzos de Cobá por mantener su poder” ante el ascenso de la emergente ciudad de Chichén Itzá.

“El Lidar realmente nos permitió comprender el camino con mucho más detalle”, ayudando a identificar muchos pueblos y ciudades nuevas a lo largo del camino, nuevas para nosotros, pero preexistentes”, expresó Ardren.

 

Con información de RT Noticias