|
Hay que cuidar la higiene de la habitación y del ventilador mismo para evitar los problemas respiratorios. (Foto: redes sociales)
Hay que cuidar la higiene de la habitación y del ventilador mismo para evitar los problemas respiratorios. (Foto: redes sociales)

MÉRIDA, Yuc.- Aunque nos encontramos ya en septiembre, las altas temperaturas continúan en Yucatán, por lo que el uso del ventilador sigue siendo una necesidad.

Sin embargo, muchas personas reportan molestias en su sistema respiratorio tras su uso, que hasta se pueden confundir con síntomas tempranos gripa o Covid-19, sobre todo en estos momentos de pandemia, por lo que es preciso aclarar las afectaciones que genera el uso de este aparato.

Si bien el aire acondicionado o el ventilador mantienen fresca tu habitación haciendo circular constantemente el aire, este ciclo también se puede repetir con el polvo o el polen. 

Es decir, que por dormir frescos acabamos respirando esas motas de polvo que hay debajo de la hamaca o cama.  Si además tienes asma o eres alérgico al polen el resultado puede empeorar haciendo que tu nariz esté irritada.

Otra molestia que puede generar el uso del ventilador es el aire seco que expulsa. Estar toda una noche recibiendo ese aire puede ser muy perjudicial para las fosas nasales. 

Las fosas nasales pueden resentirse, y se presenta congestión y dificultad para respirar como los síntomas más frecuentes, además si llegas a quedar dormido con la boca abierta puedes acabar fácilmente  constipado o con anginas.

En el caso de la piel puede ser que se seque, hecho que provocaría un envejecimiento del tejido. Los músculos también pueden sufrir con el aire condicionado o el ventilador. 

Si alguna vez te despiertas notando los brazos rígidos o doloridos ya lo sabes, es el aire. Si lo tienes especialmente cerca, el frío también puede provocar calambres. 

Derivado de todo esto, hay que cuidar la higiene de la habitación y del ventilador mismo para evitar los problemas respiratorios por aspiración de polvo, y tenerlo lejos del rostro para no resacar las fosas nasales o las anginas.

Con información de BMagazine